Un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de California (CalTech) y el Instituto de Investigación Beckman de City of Hope, en Estados Unidos, lograron desarrollaron una técnica de ultrasonido de baja intensidad que, aunque todavía se encuentra en sus primeras etapas, es capaz de destruir las células cancerosas sin dañar las células sanas.

El trabajo se publicó en la revista Applied Physics Letters.

El ultrasonido dirigido ya se usa para destruir tumores, y la mayoría de los enfoques utiliza rayos de alta intensidad para calentar y destruir células o tintes de contraste inyectados. Pero ambos enfoques pueden dañar las células sanas, y los tintes de contraste solo funcionan en muy pocos tumores.

Ahora, este nuevo método explota ciertas propiedades físicas y estructurales de las células tumorales para brindar un tratamiento más seguro.

Al reducir la intensidad del ultrasonido y hacer coincidir la frecuencia con las células objetivo, los investigadores atacaron varios tipos de células cancerosas sin dañar las células sanguíneas sanas, detalla el reporte.

El estudio representa un nuevo avance dentro de un campo emergente conocido como oncotripsia, el cual se dirige a las células cancerosas y las elimina en función de sus propiedades físicas.

Esta es una emocionante prueba de concepto para un nuevo tipo de terapia contra el cáncer que no requiere que la enfermedad tenga marcadores moleculares únicos, ni que se ubiquen por separado de las células sanas para convertirse en un objetivo“, señaló David Mittelstein, candidato a doctor en CalTech.

Simplemente ajustando la frecuencia de la estimulación, vimos una diferencia dramática en la respuesta del cáncer y las células sanas“, explicó el experto. “Quedan muchas preguntas por investigar sobre el mecanismo preciso, pero nuestros hallazgos son muy alentadores“.

Mittelstein y sus colegas esperan que su trabajo motive a otros investigadores a estudiar la oncotripsia como un tratamiento contra el cáncer que algún día podría aprovecharse junto con la quimioterapia, la inmunoterapia, la radiación y la cirugía.

 

Vía: Health Day News