estrategia nacional para cuidados paliativos.2Mercedes Juan López, titular de la Secretaría de Salud Federal (SSA), presentó el día de ayer la Estrategia Nacional para el Control del Dolor y Cuidados Paliativos, cuyo objetivo es agilizar el acceso a los medicamentos destinados para dicho fin y expandir su abasto.

Mikel Arriola Peñalosa, titular de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), señaló que el primer paso fue realizar un diagnóstico con todos los actores involucrados, con el propósito de incrementar decididamente el acceso a estos fármacos.

Comentó que el consumo per cápita de morfina en América Latina es en promedio de 1.54 miligramos, y México se encuentra por debajo de esa media, con 0.51 miligramos; Argentina es el país que más consume morfina, con alrededor de 10.08 miligramos.

Durante el evento que tuvo como sede la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura (CCAyAC), Arriola refirió que, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen tres niveles de dolor para los que son prescritos esos medicamentos.

Expuso que en el primero se evita el tratamiento con opioides, mientras que el segundo (dolor moderado) se trata con opioides débiles y el tercero (dolor severo) con opioides fuertes.

Ante esta problemática y para darle la atención requerida, se creo en primera instancia un grupo de trabajo de acción rápida, a través del cual se identificaron las unidades de morfina que ya se pueden usar de forma inmediata tanto en los hospitales como los médicos, alcanzando casi las 140 mil unidades.

Asimismo, introdujo los recetarios y libros electrónicos en los que, después de que sean registrados en la COFEPRIS, el médico podrá solicitar el medicamento necesario mediante una receta electrónica.

De esta manera, redujimos los tiempos de atención de un promedio de 21 días hábiles a cinco días hábiles”, subrayó.

Los libros electrónicos permitirán llevar un control actualizado de entradas y salidas de esos medicamentos controlados y sus consumos.

Por su parte, Mercedes Juan detalló que la estrategia responde a las exigencias de la normatividad y de los propios pacientes, quienes muchas veces se encuentran en fase terminal.

Recalcó que el perfil y la epidemiología han mutado a una mortalidad por enfermedades crónicas no transmisibles, entre ellas diabetes, insuficiencia renal o cáncer, por lo que ahora el medicamento estará disponible para quienes lo necesiten.

 

Vía: Notimex