Un estudio reciente muestra que en los pacientes con artritis reumatoide se pueden observar dificultades con las actividades diarias, como vestirse, caminar y comer, uno o dos años antes de que se diagnostique la enfermedad.

«Este es un nuevo hallazgo, y uno que es bastante intrigante«, dijo la doctora Elena Myasoedova, autora principal del trabajo y reumatóloga de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota.

«Puede reflejar una acumulación de síntomas entre el momento del inicio y el tiempo requerido para que los médicos diagnostiquen a los pacientes«, señaló la especialista.

El estudio también encontró que el aumento en los niveles crónicos de dificultad con las actividades diarias (discapacidad funcional) continuó incluso después de que a los pacientes se les diagnosticara artritis reumatoide y comenzaran el tratamiento.

Esto podría deberse a una serie de factores, entre ellos el aumento del dolor físico y mental, el uso de tratamientos como los glucocorticoides y los antidepresivos, y la anticipación del alivio de los síntomas, agregó.

Para el estudio, los investigadores analizaron a 586 pacientes con artritis reumatoide y a 531 personas sin la enfermedad mediante la base de datos de registros médicos del Proyecto de Epidemiología de Rochester.

La tasa de discapacidad funcional fue más de dos veces mayor entre los pacientes con artritis reumatoide que en aquellos sin la afección. En la mayoría de los grupos de edad, los pacientes con artritis reumatoide tenían una tasa de discapacidad funcional del 15% o más que aquellos sin la enfermedad.

Los resultados revelan la importancia del tratamiento temprano para los pacientes con artritis reumatoide, según Myasoedova.

«Al alertar a su proveedor de atención médica sobre estas dificultades en la vida diaria, se puede asegurar que los pacientes reciban la ayuda que necesitan«, indicó.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que afecta con mayor frecuencia a las articulaciones, pero que también puede afectar otras partes del cuerpo. Es una de las afecciones crónicas más comunes asociadas con la discapacidad funcional en varios países del mundo, y tiene un impacto significativo en el bienestar y la calidad de vida.

Los síntomas pueden incluir dolor o hinchazón en las articulaciones, pero el 40% de los pacientes tienen síntomas que no involucran a las articulaciones, como fatiga, fiebre y pérdida de apetito.

El estudio se publicará el mes próximo en la revista Mayo Clinic Proceedings.

 

Vía: Health Day News