La metilación del ADN es un mecanismo que regula la “activación” o “desactivación” de los genes, y está influenciado por factores hereditarios y ambientales, así como por el estilo de vida y los hábitos nutricionales.

Ahora, una nueva investigación evidencia que los niveles de metilación en el gen involucrado en el metabolismo de los lípidos (lipoproteína lipasa [LPL]) son más altos en las personas con obesidad que padecen una enfermedad metabólica, en comparación con las personas sanas. “Dado que este gen es esencial para decidir si la grasa ingerida es almacenada o consumida por los tejidos, una disfunción de este gen causaría altos niveles de triglicéridos en la sangre“, explicó el autor principal, Daniel Castellano.

En este sentido, los expertos alertan que el metabolismo lipídico disfuncional en la obesidad está relacionado con una inflamación sistémica más alta, diabetes, enfermedad cardiovascular o incluso cáncer.

Del mismo modo, este estudio también describe una menor metilación del ADN en un gen relacionado con procesos inflamatorios, como el factor de necrosis tumoral (TNF), la cual podría incrementar el funcionamiento de este gen y, a su vez, afectaría la condición proinflamatoria observada en personas con obesidad que sufren una enfermedad metabólica.

En consecuencia, los principales investigadores del estudio, Fernando Cardona y María Isabel Queipo, ambos miembros de uno de los grupos del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), coordinado por Francisco José Tinahones, concluyeron que los niveles de metilación de los genes relacionados con el metabolismo lipídico y la inflamación se alteran en pacientes con obesidad con una enfermedad metabólica, lo que explica parcialmente el desarrollo de esta enfermedad.

La importancia de la regulación epigenética

Los hallazgos señalan la importancia de la regulación epigenética en el origen de las enfermedades metabólicas y afirman que el estudio de los mecanismos epigenéticos es esencial para desarrollar nuevas estrategias terapéuticas para enfrentar estas patologías, así como para determinar los hábitos de estilo de vida que pueden prevenir estas alteraciones en el ADN. metilación.

Los resultados del estudio se publicaron en la revista científica Journal of Clinical Medicine.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for the Advancement of Science