La búsqueda de tratamientos para la hemorragia intracerebral espontánea, el tipo de accidente cerebrovascular más devastador y que conlleva una tasa de mortalidad de hasta el 40%, ha estado plagada de decepciones en el ámbito médico. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que la disminución intensa de la presión arterial es capaz de reducir la cantidad de sangrado en las áreas profundas del cerebro en pacientes con la afección; así lo dio a conocer un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos).

El trabajo se publicó recientemente en la revista JAMA Neurology.

Aunque la reducción de la presión arterial se asoció con un menor sangrado en curso, el análisis no encontró una mejoría en los resultados clínicos.

«Este análisis demuestra la prueba biológica de concepto de que la reducción intensiva de la presión arterial funciona como terapia para la hemorragia intracerebral«, indicó Audrey Leasure, estudiante de segundo año de medicina en la Escuela de Medicina de Yale y autora principal del estudio.

La joven dijo que llevar a cabo estudios más amplios del subconjunto de pacientes con daño en esas áreas del cerebro podrían mostrar mejores resultados terapéuticos gracias a la reducción intensiva de la presión arterial. Asimismo, agregó que la ubicación específica de la lesión cerebral debe incorporarse en el diseño de ensayos futuros que aborden la hemorragia cerebral.

Guido Falcone y Kevin Sheth, neurólogos de Yale, participaron como coautores correspondientes del artículo.

 

Vía: Yale News