En un nuevo estudio piloto, personas adultas con autismo mostraron una mejora funcional en la vida real después de un tratamiento combinado, que incluía una exposición gradual al miedo y a experiencias que producen ansiedad en un entorno de realidad virtual. El diseño y los resultados preliminares de este novedoso enfoque se publicaron en la revista Autism in Adulthood.

En el artículo titulado «Uso de entornos de realidad virtual para aumentar la terapia cognitiva conductual para miedos y fobias en adultos con autismo«, un equipo dirigido por el profesor Jeremy Parr, de la Universidad de Newcastle y el NHS Foundation Trust, en Reino Unido, realizó un estudio piloto en donde probaron una terapia combinada de comportamiento cognitivo (TCC) y un enfoque de realidad virtual inmersiva en adultos de 18 a 57 años de edad que sufrían algún trastorno del espectro autista. Los participantes recibieron una sesión educativa seguida de cuatro sesiones terapéuticas de 20 minutos de aumento gradual de exposición al estímulo causante de «miedo» para minimizar la ansiedad.

«Las fobias comúnmente ocurren junto con el autismo y a menudo ocasionan angustia significativa. Si bien los resultados son muy preliminares, es emocionante ver estrategias innovadoras para un problema que ha sido tan difícil de tratar. Los artículos de prácticas emergentes, como este, miran hacia el futuro al resaltar nuevas vías de investigación que tienen potencial para mejorar la calidad de vida de los adultos con autismo«, dijo Christina Nicolaidis, de la Universidad Estatal de Portland, la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, y editora en jefe de Autism in Adulthood.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for the Advancement of Science