Un proyecto piloto de Sistema de Salud de la Universidad de Duke (Duke Health) sugiere que en un futuro cercano, un análisis de sangre permitiría mostrar si las arterias que llevan sangre al corazón poseen algún estrechamiento o bloqueo, considerados factores de riesgo para desarrollar enfermedad cardíaca.

De acuerdo con el estudio de 40 personas publicado en la revista PLOS ONE, los pacientes de emergencia que se sometieron a una prueba de esfuerzo en cinta rodante y mostraron signos de disminución del flujo sanguíneo hacia el corazón, también revelaron cambios en cinco metabolitos en la sangre dentro de las dos horas posteriores a la prueba.

Todos los sujetos del estudio habían acudido al servicio de urgencias con síntomas de enfermedad coronaria, como dolor de pecho, mandíbula y hombro.

Los investigadores esperan que un estudio más amplio pueda confirmar que los cambios agudos en estos metabolitos de ácidos grasos y aminoácidos —que son fuentes de energía para las células— actúan como un indicador biológico temprano del flujo sanguíneo restringido, lo que ayudaría a complementar, o incluso reemplazar, las pruebas actuales.

«Los cardiólogos realizan una prueba de esfuerzo para determinar quién está en riesgo de tener una enfermedad cardíaca«, dijo Alexander T. Limkakeng Jr., autor principal del estudio y profesor asociado de medicina de emergencia en Duke. «Los guía sobre si necesitan un estudio más invasivo, como un cateterismo. Expandir la imagen de una prueba de esfuerzo con biomarcadores de metabolitos podría hacer que el proceso sea más preciso o más eficiente«.

Investigaciones previas han sugerido que los metabolitos podrían indicar una enfermedad cardíaca, pero los científicos aún tienen que descubrir la firma metabolómica específica que deben buscar. Para el estudio, los científicos evaluaron la presencia de más de 60 sustancias químicas o compuestos en la sangre para identificar los cinco metabolitos específicos que parecían cambiar en pacientes con pruebas de esfuerzo cardíaco anormales.

Los investigadores esperan comenzar un estudio más grande para evaluar más a fondo este enfoque, a fin de detectar a tiempo la enfermedad de la arteria coronaria, subrayaron.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for the Advancement of Science