Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Ohio, del Centro Médico Wexner de dicha universidad y del Hospital Infantil Nationwide (Estados Unidos) descubrieron que una simple prueba de orina puede detectar rápidamente una de las enfermedades más peligrosas del mundo relacionadas con el embarazo, lo que podría tener un gran impacto en la salud global.

En un esfuerzo por reducir la enfermedad y las muertes entre las madres embarazadas y sus hijos no nacidos, médicos investigadores en medicina materno-fetal y perinatal diseñaron una herramienta rápida para identificar la preeclampsia utilizando una prueba clínica de “colorante rojo” asequible y no invasiva. El estudio clínico tuvo lugar en Centro Médico Wexner, y los resultados se publicaron en la revista Lancet’s E-Clinical Medicine.

Este es el primer estudio clínico que utiliza la prueba diagnóstica basada en papel llamada Congo Red Dot (CRD), y su mecanismo demostró ser superior para establecer o descartar un diagnóstico de preeclampsia“, indicó la doctora Kara Rood, primera autora del proyecto y médico de medicina materno-fetal en el citado centro médico. “Nuestros hallazgos tendrán un gran impacto en la salud de las mujeres y los niños“.

Actualmente, la preeclampsia se identifica mediante biomarcadores como la presión arterial alta y ciertas proteínas en la orina. El trastorno es la razón número uno por la que los médicos optan por un parto prematuro en beneficio de los niños, y es responsable de casi el 18 por ciento de las muertes maternas en países como Estados Unidos.

La preeclampsia afecta hasta el ocho por ciento de los embarazos. El desafío es que es una enfermedad progresiva y no todos los casos progresan al mismo tiempo“, apuntó Rood, quien también es profesora asistente de medicina materno-fetal en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Ohio. “Algunas mujeres pueden tener la enfermedad por semanas antes de tener síntomas, mientras que otras mujeres pueden progresar a un nivel peligroso en pocos días“.

En el estudio, los investigadores reclutaron a 346 mujeres embarazadas que estaban siendo evaluadas por hipertensión arterial y posible preeclampsia. Utilizaron la prueba de orina CRD, que otorga resultados donde sea que te encuentres en tres minutos. Enfermeras de investigación clínica capacitadas analizaron los resultados antes de que los médicos de las pacientes hicieran un diagnóstico final. Los resultados de la prueba CRD no se compartieron con el equipo de atención de las pacientes.

89 de las mujeres embarazadas tuvieron un diagnóstico clínico de preeclampsia. De ellas, al 79 por ciento se les indujo el parto debido a la condición, registrando una edad promedio de parto de 33 semanas de gestación. El equipo encontró que la prueba CRD era superior a las otras pruebas bioquímicas, con una tasa de precisión del 86 por ciento.

Los resultados confirmaron que la prueba CRD es una herramienta clínica simple de “toma de muestra/ respuesta inmediata” que permite un diagnóstico muy preciso y rápido de la preeclampsia, subrayó Rood.

La preeclampsia a menudo es descrita como ‘misteriosa’ ya que es difícil diagnosticarla“, dijo el doctor K. Craig Kent, decano de la Facultad de Medicina. “Estoy orgulloso de nuestros investigadores dedicados por encontrar una prueba fácil y no invasiva que ayudará a diagnosticar esta afección y a mantener la salud de las mujeres embarazadas y sus bebés“.

Si no se detecta, la preeclampsia puede dar lugar a eclampsia, una de las cinco causas principales de enfermedades maternas e infantiles, incluidas convulsiones y coma; y ​​es considerada la causa del 13 por ciento de las muertes maternas en todo el mundo. Desde hace varios años es posible inducir el parto en las mujeres embarazadas para que den a luz antes de tiempo, incluso si existe la sospecha de preeclampsia. El nacimiento prematuro también resulta preocupante porque aumenta el riesgo de problemas de aprendizaje, parálisis cerebral y ceguera en los recién nacidos.

Rood afirma que además de los médicos que usan esta prueba durante las citas prenatales, otra ventaja es que es una herramienta fácil de usar para las mujeres embarazadas que viven en países subdesarrollados, donde normalmente no hay recursos disponibles.

 

Vía: The Ohio State University Wexner Medical Center