En un estudio publicado esta semana en la revista JAMA Neurology, investigadores del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos (NINDS) dieron a conocer que la presencia de “manchas latentes” en el cerebro de los pacientes con esclerosis múltiple (EM) podrían indicar formas más agresivas e incapacitantes de la enfermedad.

El hallazgo ayudaría a evaluar la efectividad de los nuevos tratamientos para estos tipos de EM.

Los científicos realizaron escáneres cerebrales especializados para examinar los cerebros de cientos de pacientes con EM e identificaron puntos con bordes oscuros que representan inflamación continua (lesiones activas crónicas), que a su vez podrían estar asociadas con una EM más agresiva.

Descubrimos que es posible utilizar escáneres cerebrales para detectar qué pacientes son altamente susceptibles a las formas más agresivas de esclerosis múltiple. Mientras más lesiones activas crónicas tenga un paciente, mayores serán las posibilidades de que experimente este tipo de EM“, comentó el doctor Daniel Reich, autor principal del estudio e investigador en el (NINDS).

Esperamos que estos resultados ayuden a evaluar la efectividad de las nuevas terapias para esta forma de EM y reduzcan el sufrimiento que estos pacientes experimentan“, añadió Reich.

La EM ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por error la mielina, una capa protectora alrededor de las células nerviosas del cerebro y la médula espinal. Los estudios de imagen por resonancia magnética (IRM) comúnmente se usan para diagnosticar la EM, ya que pueden revelar lesiones cerebrales causadas por la afección.

Aunque algunas lesiones sanan total o parcialmente, otras permanecen y algunas se expanden durante muchos años. Cabe resaltar que fue difícil detectar dichas lesiones con inflamación crónica. En 2013, el equipo de Reich descubrió que un escáner de resonancia magnética de 7 teslas de alta potencia podía identificar con precisión las lesiones activas crónicas por sus bordes exteriores oscuros.

Descubrir cómo detectar lesiones activas crónicas fue un gran paso” porque “nos permitió explorar cómo evolucionaron las lesiones de EM y si desempeñaron un papel en la EM progresiva“, señaló la doctora Martina Absinta, becaria posdoctoral en el laboratorio de Reich.

Nuestros resultados apuntan hacia el uso de escáneres cerebrales especializados para predecir quién está en riesgo de desarrollar EM progresiva“, precisó Reich, y agregó que estos puntos revelan lazos con el sistema inmune del cerebro.

Nuestros resultados apoyan la idea de que las lesiones crónicas activas son muy perjudiciales para el cerebro“, explicó Reich. “Necesitamos atacar estas lesiones lo antes posible. El hecho de que estas lesiones estén presentes en pacientes que reciben medicamentos antiinflamatorios que calman el sistema inmunológico del cuerpo también sugiere que el campo de la investigación de la EM podría centrarse en nuevos tratamientos que se dirijan al sistema inmune único del cerebro, particularmente a un tipo de célula cerebral llamada microglía“.

Hoy en día, más de 2 millones de personas en todo el mundo padecen EM, y hasta el momento no ha podido hallarse una cura.

 

Vía: Health Day News