De acuerdo con investigadores de Italia y Estados Unidos, para quienes padecen obesidad y sufren de migrañas, perder peso puede disminuir los dolores de cabeza y mejorar la calidad de vida. Los resultados del metanálisis se presentaron el sábado 23 de marzo en la ENDO 2019, la reunión anual de la Endocrine Society en Nueva Orleans, Luisiana (Estados Unidos).

«Si sufres de dolores de cabeza por migraña y tienes obesidad, perder peso mejorará la calidad de tu vida familiar y social, así como tu productividad laboral y escolar. Tu calidad de vida en general mejorará enormemente«, dijo el doctor y autor principal del estudio, Claudio Pagano, profesor asociado de medicina interna en la Universidad de Padova, en Italia.

«La pérdida de peso en adultos y niños con obesidad mejora enormemente el dolor de cabeza por migraña al mejorar todas las características principales que empeoran la calidad de vida de quienes sufren migrañas«, agregó. «Cuando las personas pierden peso, la cantidad de días por mes con migraña disminuye, al igual que la intensidad del dolor y la duración del ataque de dolor de cabeza«.

Para investigar los efectos de la pérdida de peso logrados a través de la cirugía bariátrica o la intervención conductual en la frecuencia y gravedad de la migraña, Pagano y sus colegas revisaron las bases de datos de investigación médica en línea estándar para los estudios que consideraron la intensidad del dolor, la frecuencia del dolor de cabeza, la duración del ataque y la discapacidad; así como el IMC, el cambio del IMC, la intervención (cirugía bariátrica versus conducta) y la población (adulto versus pediátrica).

En un metanálisis de 473 pacientes de 10 estudios que cumplieron con los criterios de inclusión de los investigadores, encontraron que la pérdida de peso estaba relacionada con reducciones significativas en la frecuencia del dolor de cabeza, la intensidad del dolor y la discapacidad, así como la duración del ataque.

La mejora de la migraña no se relacionó ni con el grado de obesidad al inicio ni con la cantidad de reducción de peso. Además, el efecto sobre la migraña fue similar cuando la reducción de peso se logró mediante cirugía bariátrica o intervención conductual y fue comparable en adultos y niños.

«La pérdida de peso reduce el impacto de las condiciones asociadas con la obesidad, incluida la diabetes, la hipertensión, la enfermedad coronaria, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades respiratorias«, dijo Pagano. «La obesidad y la migraña son comunes en los países industrializados. Mejorar la calidad de vida y la discapacidad de estos pacientes tendrá un gran impacto en estas poblaciones y reducirá los costos directos e indirectos de atención médica«.

Los mecanismos que vinculan la obesidad, la pérdida de peso y la migraña siguen sin estar claros, según los autores, pero pueden incluir alteraciones como inflamación crónica, adipocitocinas, comorbilidades de la obesidad y factores de riesgo conductuales y psicológicos.

 

Vía: Science Daily