Un nuevo estudio publicado en línea en la revista CANCER, una revista revisada por pares de la Sociedad Americana del Cáncer, muestra que las mujeres jóvenes y de raza negra pueden enfrentar un riesgo elevado de desarrollar cánceres de mama triple negativos, que a menudo son agresivos y no responden a la terapia hormonal o a la terapia dirigida.

Estudios previos realizados en Estados Unidos han encontrado disparidades raciales en los diagnósticos de cáncer de mama triple negativo, pero pocos han hecho un análisis más allá del alcance de un estado. Para realizar un estudio más amplio, la doctora Lia Scott, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Estatal de Georgia, junto con sus colegas, analizaron todos los casos de cáncer de mama diagnosticados durante el período 2010-2014 en la base de datos de estadísticas de cáncer del país norteamericano, un sistema de vigilancia basado en los registros poblacionales de cáncer con datos que representan al 99 por ciento de la población estadounidense.

El equipo identificó 1,151,724 casos de cáncer de mama entre 2010 y 2014, con casos triple negativos que representan aproximadamente el 8.4 por ciento de todos los casos. Los investigadores descubrieron una carga significativa de cáncer de mama triple negativo para las mujeres de raza negra —especialmente para aquellas no hispanas— y para las mujeres más jóvenes.

En comparación con las mujeres blancas no hispanas, las mujeres negras no hispanas y las mujeres hispanas tuvieron 2.3 veces y 1.2 veces más probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de mama triple negativo, respectivamente. Más del 21 por ciento de las mujeres negras no hispanas fueron diagnosticadas con cáncer de mama triple negativo, en comparación con menos del 11 por ciento para todos los demás tipos de cáncer de mama. Las mujeres menores de 40 años tuvieron el doble de probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de mama triple negativo que las mujeres de 50 a 64 años. Además, entre las mujeres que fueron diagnosticadas con cáncer de mama, las que recibieron el diagnóstico en etapas tardías mostraron 69 por ciento más probabilidades de desarrollar el denominado triple negativo, en comparación con otros tipos de cáncer.

Los autores dijeron que debido a la naturaleza agresiva del cáncer de mama triple negativo y a la falta de opciones terapéuticas, es importante saber qué individuos enfrentan un mayor riesgo y qué factores pueden influir en dicho riesgo.

«Con la llegada y la disponibilidad de datos más completos sobre el cáncer, como la base de datos de estadísticas de cáncer de Estados Unidos, es importante que continuemos explorando las disparidades para informar mejor la práctica y las políticas sobre los cánceres detectables como el cáncer de mama«, indicó la doctora Scott. «Esperamos que esta actualización sobre la epidemiología del cáncer de mama triple negativo pueda aportar una base para explorar más a fondo los factores que contribuyen a la enfermedad en investigaciones futuras«.

 

Vía: Wiley