El lactato, una molécula que se produce continuamente en los músculos y cuya producción se acelera en el cuerpo a través de la actividad física, pero también en el cerebro mediante la actividad intelectual, es crucial para la capacidad de generar memorias a corto plazo, según un estudio realizado por expertos del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Los investigadores hallaron que esta molécula es capaz de generar procesos de plasticidad sináptica y sinapsis muy específicas en procesos de recuperación de memorias muy concretas, indicó Emilio Galván Espinosa, investigador en el Departamento de Farmacobiología del CINVESTAV, sede sur.

Destacó que es muy común ver que las personas mayores tengan problemas para aprender cosas nuevas, pero a pesar de esto tienen una capacidad casi intacta de recordar con claridad y precisión muchos episodios de su vida durante la niñez. Este hecho llevó al equipo de neurocientíficos a centrarse en identificar las causas de este fenómeno, a comprender por qué el cerebro pierde sus habilidades plásticas, y descubrió cuáles eran las estrategias o ejercicios que deben llevarse a cabo para recuperar la capacidad de formar nuevos recuerdos a edades más avanzadas.

«Entonces, nuestro descubrimiento, actualmente, es que una molécula que creíamos que era un desecho metabólico resulta que es modulador altamente específico de la sinapsis involucrada en la generación de nuevas memorias«, refirió el científico.

Los ejercicios físicos y mentales ayudan a recuperar la capacidad de formar nuevos recuerdos, subrayó Galván Espinosa, y agregó que todos deben seguir siempre ambos tipos de entrenamientos, particularmente las personas mayores. La actividad física, por ejemplo, incluye caminar o correr; y el entrenamiento mental incluye leer o hacer crucigramas, y armar rompecabezas. En contraste, puntualizó, ver televisión es una de las actividades no recomendadas.

Se ha identificado que las personas que hacen ejercicio tienen una mayor capacidad para aprender cosas nuevas cuando llegan a la tercera edad. «En el laboratorio se ha identificado que el lactato juega un papel importante en estos procesos, y por eso creemos que la gente que tiene mayor actividad física y mayor actividad intelectual, tiende a generar más memorias, lo cual significa que su comunicación neuronal debe estar en mejor estado que una persona que no desarrolla ninguna actividad. Un par de neuronas fortalecen su comunicación cuando están siendo usadas constantemente«, detalló.

Al explicar su trabajo de investigación, el científico mencionó que su equipo se centró «en identificar el papel que tiene el lactato en la zona del hipocampo, que es una región en el cerebro que desde hace tiempo se sabe participa, de manera fundamental, de manera crítica, en la generación de nuevas memorias, pero también en la recuperación de memorias a corto plazo. Y es en esta región, sin que podamos descartar otras regiones del cerebro, donde sabemos que el lactato juega un papel fundamental en la comunicación y en la plasticidad sináptica o comunicación neuronal«.

 

Vía: La Jornada