El consumo de raíces de dalia ayuda a reducir los niveles de glucosa y de hemoglobina glucosilada en pacientes con diabetes mellitus tipo 2; esto fue lo que descubrieron investigadores mexicanos de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACH) tras realizar estudios con dicha planta durante más de una década.

Para el trabajo, un grupo de pacientes con diabetes tipo 2 consumió una infusión hecha de raíces de dalia. Los resultados mostraron niveles reducidos de glucosa, triglicéridos y colesterol, así como mejoras energéticas, menos pesadez en las piernas y menos retención de líquidos, entre otros síntomas típicamente asociados con la enfermedad.

La dalia es una especie desaprovechada desde el punto de vista médico, ya que puede resolver algunos problemas de salud de manera eficiente y económica, destacó el maestro en ciencias José Merced Mejía Muñoz, quien dirige varios estudios fitotécnicos sobre las propiedades y beneficios de la dalia.

El especialista agregó que hay una inulina (polisacárido) en los tubérculos de la planta que es similar al almidón; y cuando es consumido por el cuerpo humano no se digiere, porque no tenemos las enzimas necesarias para su degradación y, por lo tanto, no elevamos los niveles de glucosa en la sangre.

Además, las dalias también son una fuente de fibra natural y fibra dietética que reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, ayuda a perder peso y regula la presión arterial gracias al ordenamiento del metabolismo. Según Mejía Muñoz, sus componentes también permiten reducir el riesgo de osteoporosis gracias a la absorción de minerales, especialmente el calcio; además, contiene antioxidantes contra el envejecimiento prematuro.

Otro beneficio adicional de la dalia es que contiene algunos minerales como el fósforo, el magnesio y el calcio, que son necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo; así como ácido benzoico, que es un antibiótico natural.

«Hemos estudiado de cerca más de diez especies diferentes para ver cuál de ellas aporta los mejores beneficios para el uso medicinal. De estas destaca la Dahlia coccinea y la Dahlia campanulata. Esta última destaca porque sus camotes contienen 80 por ciento de inulina«, indicó el experto.

Actualmente, la UACH trabaja con un programa de recolección, caracterización y conservación de las dalias que, entre sus líneas de investigación, incluye el uso de sus raíces tuberosas, lígulas y pétalos como medicina y alimento.

«Estamos preparados para desarrollar paquetes tecnológicos de plantas que hemos seleccionado dentro de la universidad para reproducir índices elevados de inulina, pero con un enfoque social. No queremos que ninguna empresa o laboratorio se adueñe de este recurso milenario y después las comunidades tengan que pagar por este«, expresó Mejía Muñoz.

El profesor e investigador enfatizó que la dalia es una planta de origen mexicano que se encuentra en todo el territorio nacional, a excepción de sus penínsulas. Se puede cultivar en todos los climas, pero idealmente en el templado y soleado, y no requiere de invernaderos para su cultivo. La dalia o «acocoxóchitl» fue declarada en 1963 como símbolo de la floricultura nacional por el entonces presidente Adolfo López Mateos.

 

Vía: La Jornada