Una prueba termográfica llamada Thermy, desarrollada por estudiantes mexicanos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), es capaz de detectar el cáncer de mama midiendo la temperatura con una precisión de hasta el 95 por ciento, un índice más alto que una mamografía convencional.

La prueba es un software que ya está disponible en México y que, hasta el momento, ha ayudado a más de 3,000 pacientes, así lo informó Jan Andrei Merino, ingeniero biónico del IPN y cocreador del dispositivo.

El alumno detalló que el sistema funciona mediante una cámara térmica que toma imágenes del pecho de las pacientes, conocidas como termogramas, que luego se analizan con un software de inteligencia artificial que las clasifica.

La detección de la enfermedad es posible porque cuando hay células cancerosas que crecen y se multiplican, el flujo sanguíneo y el metabolismo aumentan, lo que a su vez incrementa la temperatura de la piel. El estudio consiste en una fotografía que se toma a una distancia de 1.5 metros y, si la paciente lo desea, se puede tomar en una habitación oscura, lo que brinda privacidad y no afecta los resultados.

El sistema cuenta con el asesoramiento médico del cirujano oncólogo Enrique Martín del Campo, así como con el aval de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México. Actualmente, Thermy ya está operando dentro de las instalaciones de la Fundación de Cáncer de Mama (FUCAM), donde existe una base de datos de más de 3,000 pacientes.

Andrei Merino enfatizó que Thermy no tiene la intención de reemplazar la mastografía, sino ser otra herramienta para el diagnóstico oportuno del cáncer de mama, especialmente en aquellas mujeres menores de 40 años. Las pautas de detección de dicho cáncer suelen recomendar la mamografía a partir de los 40 años, pero en México, más del 15% del cáncer de mama ocurre en mujeres menores de esta edad. Y Thermy se puede realizar a partir de los 20 años.

El avance tecnológico está por finalizar los procedimientos de patentes nacionales e internacionales, para así obtener la certificación por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Una vez que se completen tales procedimientos, Merino espera que se pueda lanzar una versión comercial del dispositivo que funcione con una computadora o teléfono inteligente, y pueda llegar a áreas del país de difícil acceso.

Esperamos que el costo sea inferior a 300 pesos (unos 15 dólares); además de esto, consideramos la reducción de costos de un cáncer detectado a tiempo, ya que en México los tratamientos para combatir el cáncer en etapas tardías se vuelven catastróficos, apuntó Merino.

Por el momento, en la FUCAM esta prueba es gratuita y está disponible para el público en general; lo único que se requiere para acceder a esta tecnología es programar una cita desde el sitio web de la compañía.

En 2019, Thermy representó a México en el concurso “Una idea para cambiar la historia”, una iniciativa de responsabilidad social promovida por el canal History, cuyo ganador se anunciará en enero de 2020.

 

Vía: Agencia ID