¿Podrían la inflamación que impulsa la psoriasis y otras enfermedades relacionadas con el sistema inmune tener un papel clave  en las enfermedades del corazón?

La respuesta a esta pregunta la reveló un nuevo estudio publicado en la revista Cardiovascular Research, que encontró que ciertos medicamentos para la psoriasis parecían ayudar a mantener limpias las arterias, sugiriendo un vínculo.

Generalmente, un ataque cardíaco es causado por uno de los cinco factores de riesgo: diabetes, hipertensión, colesterol alto, antecedentes familiares o tabaquismo“, explicó el doctor Nehal Mehta, investigador líder del estudio y director del Laboratorio de Inflamación y Enfermedades Cardiometabólicas en el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos (NHLBI).

Nuestro estudio presenta evidencia de que hay un sexto factor, la inflamación“, agregó.

Otro cardiólogo estuvo de acuerdo en que el estudio podría abrir la puerta a nuevas investigaciones.

El futuro de la prevención cardiovascular podría requerir un medicamento para reducir el colesterol y un medicamento antiinflamatorio“, señaló el doctor Guy Mintz, director de salud cardíaca en el Hospital del Corazón Sandra Atlas Bass de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York.

Son tiempos emocionantes en el área de la prevención cardiovascular“, apuntó Mintz, quien no participó en el estudio.

El nuevo estudio involucró a 121 pacientes que padecían psoriasis de moderada a grave y calificaron para medicamentos antiinflamatorios llamados “terapias biológicas”. Estas medicinas inyectadas también son utilizadas por personas con enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario, como lupus o artritis reumatoide, e incluyen medicamentos como Certolizumab-pegol, Etanercept, Adalimumab, Abatacept e Infliximab, entre otros.

Todos estos medicamentos funcionan ayudando a suprimir la actividad pro-inflamatoria del sistema inmune.

Todos los participantes inscritos en el nuevo estudio tenían un bajo riesgo de enfermedad cardíaca al inicio de la investigación.

Durante el año de seguimiento, el uso de la terapia biológica se asoció con una reducción del 8 por ciento en la placa de la arteria coronaria, indicaron los investigadores.

Específicamente, el uso de medicamentos biológicos pareció vincularse con una acumulación lenta de placas de grasa en las arterias. Estas son las placas que pueden restringir el flujo sanguíneo y causar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Los hallazgos sugieren que las inmunoterapias que tratan enfermedades inflamatorias también podrían ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, reportaron Mehta y sus colegas.

Los autores del trabajo citaron investigaciones previas que relacionaban la psoriasis con el desarrollo temprano de placas arteriales “blandas” de alto riesgo. La terapia biológica podría reducir la formación de placa, incluso en pacientes sin otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca como el colesterol alto, el azúcar en sangre y la presión arterial, subrayaron.

Esto parece ser un efecto antiinflamatorio“, aseveró Mehta en un comunicado de prensa del NHLBI. “En ausencia de mejoría en otros factores de riesgo cardiovascular, y sin agregar nuevos medicamentos para el colesterol, la placa blanda de los pacientes continuó mejorando“.

Sin embargo, una relación de causa y efecto no quedó clara en este tipo de estudio, por lo que “los pasos siguientes deben incluir ensayos aleatorios y controlados“, concluyó Mehta.

De acuerdo con la doctora Michele Green, dermatóloga especialista en psoriasis del Hospital Lenox Hill, en Nueva York, y ajena al estudio, “los tratamientos con productos biológicos de hecho muestran una gran promesa en el tratamiento de la enfermedad cardiovascular“.

Por su parte, Mintz calificó la nueva investigación como “emocionante e importante, porque resalta la importancia de la inflamación asociada con la psoriasis que causa el progreso de los bloqueos en las arterias del corazón“.

La mejor estatina del mundo solo puede reducir los eventos cardiovasculares en aproximadamente un 40 por ciento“, enfatizó Mintz. “Entonces surge la pregunta, ¿qué causa el otro 60 por ciento de los eventos cardiovasculares?“.

La nueva investigaciónapoya la hipótesis de que la inflamación contribuye a la enfermedad cardiovascular“, añadió el experto. “Los médicos deben tomar conciencia de que la inflamación debe considerarse en la evaluación del riesgo cardiovascular del paciente“.

 

Vía: Health Day News