Una nueva investigación publicada recientemente en la revista Journal of Neuroscience, dio a conocer que un medicamento de uso común para tratar la diabetes tipo II es capaz de eliminar los signos característicos de la abstinencia a la nicotina en ratas y ratones. El descubrimiento ofrecería una estrategia novedosa e importante en la lucha contra el tabaquismo, considerado una de las mayores amenazas para la salud pública global y que cada año se lleva la vida de más de 8 millones de personas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los individuos que fuman y que intentan dejar este hábito se enfrentan a potentes efectos secundarios producto de la abstinencia a la nicotina. Estos incluyen antojos, aumento del apetito, inquietud, ansiedad, irritabilidad y depresión. Pese a que muchos de ellos desean dejar de fumar, la mayoría continúan fumando simplemente porque la experiencia causada por la abstinencia les resulta muy desagradable.

El medicamento para la diabetes, denominado pioglitazona, se dirige a una forma específica de los receptores activados por el proliferador de peroxisomas en el núcleo celular. Dicho receptor, llamado PPARγ, se encuentra en áreas del cerebro que han sido involucradas con el abuso de sustancias.

La doctora Esi Domi, autora principal del estudio e investigadora en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Camerino (Italia) y en el Centro de Neurociencia Social y Afectiva de la Universidad de Linköping (Suecia), junto con sus colegas, demostró que las inyecciones directas de pioglitazona en el hipocampo de ratones machos redujeron los signos de abstinencia física a la nicotina, incluidos temblores en las patas, parloteo y sacudidas de cabeza. Asimismo, la inyección de pioglitazona en la amígdala de ratones machos mejoró los signos de ansiedad asociados con la abstinencia a dicho alcaloide.

Según los autores, las personas que abusan de la nicotina enfrentan un riesgo 30% mayor de desarrollar diabetes tipo II. Por lo anterior, los expertos también sugieren que la pioglitazona podría ayudar a los fumadores con diabetes a dejar el hábito, ya que disminuye los síntomas de abstinencia física y emocional al tiempo que reduce la resistencia a la insulina.

 

Vía: Science Daily