En un nuevo estudio que incluyó a investigadores del Centro de Cáncer de la Universidad de Yale (YCC) y del Smilow Cancer Hospital, el medicamento de inmunoterapia contra el cáncer llamdo pembrolizumab incrementó la supervivencia de pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP) avanzado, una enfermedad que alguna vez se consideró un cáncer agresivo y uniformemente mortal. Los hallazgos se presentaron durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), en Chicago.

«Esto representa un cambio tectónico en el tratamiento del cáncer de pulmón«, dijo Joseph Paul Eder, coautor del estudio y profesor de medicina (oncología médica) en el Programa de Ensayos Clínicos de Fase I del YCC. “Hace cinco años, nadie con este cáncer avanzado habría sobrevivido. Ahora que tenemos pacientes con supervivencia libre de progresión durante al menos cinco años, así que podemos considerarlos curados«.

Los nuevos resultados mostraron que cinco años después del tratamiento, el 18% de los 550 pacientes tratados había sobrevivido y la tasa de supervivencia fue más alta (23.2%) en los pacientes con tratamiento «ingenuo», en comparación con el 15.5% de los pacientes que recibieron tratamientos contra el cáncer.

Si bien este trabajo evaluó el pembrolizumab como terapia independiente, otros estudios han demostrado que la combinación del fármaco con la quimioterapia u otros tratamientos aumenta todavía más la supervivencia, según los resultados iniciales, apuntó Eder. El estudio es el primer ensayo que evalúa el pembrolizumab en el cáncer de pulmón avanzado, y representa el seguimiento de eficacia/seguridad más prolongado para pacientes con CPCNP tratados con dicho medicamento.

Existen muchos ensayos KEYNOTE (de fase III) distintos en curso que tratan una variedad de cánceres. En 2017, la FDA aprobó el uso de pembrolizumab en cualquier tumor con un cambio genético específico, independientemente de la ubicación del cáncer. Por ello, es el primer medicamento contra el cáncer que se aprobó basándose en solo un cambio genético. El medicamento ya había sido aprobado para cáncer de pulmón, cabeza y cuello, vejiga, piel y linfoma de Hodgkin.

Pembrolizumab funciona al permitir que las células T asesinas del sistema inmunitario se dirijan al cáncer. Lo hace superando un «punto de control» natural que las células normales colocan en las células T, para que el sistema inmunológico no ataque a estas células sanas.

La FDA aprobó pembrolizumab por primera vez en 2015 para el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón no microcítico avanzado (CPNMP) con alta expresión de proteína PD-L1 (que se expresa en las células cancerosas) que habían fallado en otras terapias. Luego, en 2016, la FDA amplió su aprobación para permitir que el medicamento se usara como terapia de primera línea en pacientes con alta expresión de PD-L1. En 2017, pembrolizumab recibió la aprobación acelerada de la FDA como tratamiento combinado de primera línea para el CPCNP no escamoso metastásico, independientemente del estado de PD-L1.

«La inhibición de los puntos de control cambia las reglas del juego, pues marca el comienzo de una revolución para los agentes que atacan el cáncer basándose en las características que son comunes a todos los tipos de cáncer, y no en el sitio donde se desarrollaron«, apuntó Eder.

 

Vía: Yale School of Medicine