Cada vez más pacientes hospitalizados con sepsis están siendo diagnosticados con una complicación mortal que se caracteriza por ocasionar altos niveles de inflamación. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) pudo encontrar pistas sobre la causa de esta complicación, que mata hasta al 80% de los pacientes, así como una nueva estrategia potencial para tratarla.

El equipo de investigación, dirigido por Andrew Wang en el laboratorio de Ruslan Medzhitov, estaba estudiando el metabolismo de ratones expuestos a diferentes infecciones bacterianas y virales. Se encontraron con una mezcla de infecciones particularmente fatal, que era muy parecida a una complicación humana conocida como sHLH o síndrome de activación de macrófagos. Este descubrimiento les permitió estudiar la condición en un modelo animal por primera vez.

Con dicho modelo, el equipo de investigación descubrió que en los animales con sHLH, las células especializadas conocidas como macrófagos se sobreestimulan y comienzan a devorar células inmunitarias y glóbulos rojos. Al secuenciar los genes de los macrófagos, fueron capaces de identificar un marcador de la condición, un factor de transcripción llamado SpiC. A través de experimentos adicionales, los investigadores hallaron que los macrófagos dependían del metabolismo de la glucosa para prosperar, y que con un medicamento diseñado para bloquear la glucosa, podían reducir la inflamación y salvar a los ratones.

Los resultados del estudio brindan a los investigadores una firma para evaluar a los pacientes que podrían tener sHLH. También podrían conducir a un mejor tratamiento. «Parece que hay una relación estrecha entre la biología de la inflamación y el metabolismo«, dijo Wang. “La mayoría de los medicamentos están diseñados para bloquear los mediadores en la inflamación. En este estudio, tenemos una prueba de concepto de que podría atacar la inflamación dirigiéndose al metabolismo«.

El trabajo se publicó recientemente en la revista en PNAS.

 

Vía: Yale News