Investigadores del Instituto Nacional de Rehabilitación “Luis Guillermo Ibarra Ibarra” (INRLGII) lograron desarrollar sustitutos de tejido cutáneo extrayendo células de la piel de pacientes que sufrieron quemaduras, así como de donadores, utilizando equipos de biotecnología de vanguardia. El método se basa en el principio de crecimiento por continuidad de fibroblastos y queratinocitos, los cuales rellenan los espacios libres en la zona quemada.

En este sentido, el doctor Francisco E. Ferreira Aparicio dijo que gracias a este proyecto denominado “Implantación de un sustituto dermo-epidérmico de piel heterólogo en el tratamiento de pacientes con quemaduras profundas para la recuperación biomecánica y funcional“, el cual lidera el científico, el INRLGII fue galardonado con el primer lugar durante el 50 Congreso Anual Internacional de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER), que tuvo lugar en la ciudad de León, Guanajuato, el pasado mes de febrero.

En entrevista, Ferreira Aparicio explicó que su proyecto es una investigación de impacto científico en la regeneración de la piel de pacientes quemados, de quienes se extrae una muestra de piel sana y se utiliza para obtener tejido sano, a través de cultivos celulares. Añadió que la extracción de células cutáneas también puede hacerse a partir de donantes, pues el método no causa el más mínimo problema de rechazo cuando se trasplanta el nuevo tejido.

El experto destacó que, año con año, los cirujanos plásticos del país que trabajan o han trabajado en alguna causa benéfica para tratar a pacientes gravemente quemados son convocados para competir en el Congreso AMCPER.

En este contexto, cabe señalar Ferreira Aparicio también obtuvo el primer lugar durante el 48º Congreso AMCPER celebrado en 2017, con el trabajo de investigación: “Estudio piloto: Desarrollo de un sustituto dermo-epidérmico a partir de fibroblastos y queratinocitos autólogos cultivados sobre piel porcina radioesterilizada para el tratamiento de quemaduras de segundo grado profundo y tercero“.

 

Vía: Secretaría de Salud