Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) creó un sistema de parches transdérmicos que permite tratar los niveles altos de colesterol y triglicéridos en la sangre, una afección común en la población mexicana.

El doctor José Juan Escobar Sánchez, investigador del Departamento de Ingeniería y Tecnología Farmacéutica de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM, actualmente dirige este y otros proyectos, cuyo eje rector es la investigación en Farmacia y Tecnología Farmacéutica, Farmacología, Nanotecnología y Dermatología.

El nivel elevado de colesterol y triglicéridos en la sangre es un síndrome conocido como dislipidemia. Comúnmente, los medicamentos para tratarlo se administran por vía oral, lo que ocasiona irritación y fluctuaciones gástricas, llevando a que el medicamento sea ineficaz y produzca fuertes efectos adversos para los pacientes. El nuevo parche pretende revolucionar dicho método.

Funcionamiento del parche

La base del parche está compuesta por quitosán y poloxámero, que ayudan a reducir los niveles de lípidos. Los pacientes pueden colocarlo sin tener que acudir a un especialista; y el medicamento se libera gradualmente durante un período de entre 7 y 15 días. La bioadhesión del parche tiene mejores resultados en áreas con poco vello. Además de ser impermeable, ofrece un efecto sistémico de liberación local mediante microinyecciones.

Por el ritmo de vida y el estrés en el que estamos inmersos, los parches pueden ser un tratamiento más eficiente que la vía oral, justo porque no hay fluctuaciones si se te olvida tomarlo o porque ya no completes el tratamiento“, comentó Escobar Chávez, quien posee cinco patentes para diferentes sistemas que combaten diversas enfermedades.

Antes de iniciar el tratamiento, el individuo debe cubrir su piel con un rodillo compuesto por micro agujas que perforan la capa superficial, lo que no representa ningún riesgo o molestia.

Las dislipidemias en México han aumentado en los últimos años debido a las altas tasas de obesidad. Asimismo, es una causa potencial de enfermedades cardiovasculares, que se han convertido en el asesino número 1 en el país.

Cada vez existen más y más tratamientos centrados en mejorar nuestras dolencias, como el reemplazo de inyecciones de insulina para personas con diabetes. Sin embargo, debemos recordar que el primer paso para evitar complicaciones de salud por la grasa abdominal es la prevención.

 

Vía: Agencia ID