Rohan Kumthekar, miembro del área de cardiología en el laboratorio de bioingeniería del doctor Charles Berul en el Instituto Sheikh Zayed para la Innovación Quirúrgica Pediátrica, parte del Sistema Nacional de Salud Infantil de Estados Unidos, presentó un prototipo para un marcapasos en miniatura durante las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón que tuvieron lugar hoy hace unas horas. El prototipo, de aproximadamente 1 cc y del tamaño de una almendra, está diseñado para hacer que los procedimientos de marcapasos para bebés sean menos invasivos, menos dolorosos y más eficientes, resultando en cirugías más cortas, tiempos de recuperación más rápidos y costos médicos reducidos.

Kumthekar entregó su resumen oral, titulado «Colocación epicárdica percutánea mínimamente invasiva de un marcapasos en miniatura personalizado con Leadlet bajo visualización directa» (Minimally Invasive Percutaneous Epicardial Placement of a Custom Miniature Pacemaker with Leadlet under Direct Visualization) como parte de los resúmenes científicos traslacionales más importantes de esta sesión sobre cardiología pediátrica.

«Como cardiólogos y cirujanos pediátricos, nuestro objetivo es dar prioridad a la salud y la comodidad de los niños«, apuntó Kumthekar. «Los avances en los campos quirúrgicos tienden hacia procedimientos cada vez menos invasivos. Hay muchas cirugías laparoscópicas en adultos y niños que solían ser cirugías abiertas, como la de apéndice y la extirpación de la vesícula biliar. Sin embargo, la colocación de cables de marcapasos en el corazón de los bebés siempre ha sido una cirugía abierta. Estamos tratando de llevar esos avances quirúrgicos a nuestro campo de la cardiología pediátrica para beneficiar a nuestros pacientes«.

En lugar de usar cirugía de tórax abierto, el estándar actual para implantar marcapasos en niños, los médicos podrían implantar los diminutos marcapasos haciendo una incisión relativamente pequeña de 1 cm justo debajo de la caja torácica.

«La ventaja es que toda la cirugía está contenida en una pequeña incisión de 1 cm, que es lo que encontramos innovador«, subrayó Kumthekar.

Con la ayuda de un puerto de acceso auto anclado de dos canales previamente desarrollado y patentado por el grupo de investigación de Berul, el operador puede insertar una cámara en el interior del tórax para visualizar directamente todo el procedimiento. Posteriormente se puede insertar una vaina (tubo estrecho) a través del segundo canal para acceder al saco pericárdico, la cubierta similar a un plástico alrededor del corazón. La guía, la extensión corta del marcapasos en miniatura, se puede colocar en la superficie del corazón bajo visualización directa. El último paso es insertar el marcapasos en la incisión y cerrar la piel, dejando una pequeña cicatriz en lugar de dos grandes líneas de sutura.

El tiempo medio desde la incisión hasta la implantación en este estudio de cirugía toracoscópica fue de 21 minutos, y el procedimiento completo tomó menos de una hora en promedio. En contraste, la cirugía pediátrica a corazón abierto puede llevar varias horas, dependiendo de las complejidades médicas del niño.

«La colocación de un marcapasos en un niño pequeño es diferente a la operación de un adulto, debido a su pequeña cavidad torácica y a sus vasos sanguíneos estrechos«, comentó Kumthekar. «Al eliminar la necesidad de cortar el esternón o las costillas y abrir completamente el tórax para implantar un marcapasos, el modelo actual, podemos reducir el tiempo quirúrgico y ayudar a aliviar el dolor«.

Los marcapasos en miniatura y el abordaje quirúrgico también podrían funcionar bien para pacientes adultos con acceso vascular limitado, como los que nacen con cardiopatías congénitas, o para pacientes que se han sometido a una cirugía a corazón abierto o a múltiples procedimientos cardiovasculares previos.

Los marcapasos en miniatura superaron con éxito una simulación de prueba de concepto, por lo que el modelo experimental ahora está listo para una segunda fase de pruebas. Dicha fase analizará cómo estos dispositivos adaptados se mantienen a lo largo del tiempo, antes de las pruebas clínicas y la disponibilidad para bebés.

«El concepto de insertar un marcapasos con una incisión de 1 cm en menos de una hora demuestra el poder de trabajar con equipos de investigación multidisciplinarios para resolver rápidamente desafíos clínicos complejos«, apuntó Charles Berul, autor líder del estudio, electrofisiólogo y director de cardiología en el Sistema Nacional de Salud Infantil.

 

Vía: Children’s National Health System