Las experiencias que vivan los niños durante los primeros años de vida contribuirán en la formación de su cerebro, en su capacidad de aprender, en la adquisición de habilidades y la forma de relacionarse e influir positivamente en su entorno.

Tratar a los niños con ternura y cariño es crear los cimientos con los que ellos construirán una identidad sana.