Científicos del Instituto Karolinska, en Suecia, lograron identificar 10 posibles blancos farmacológicos que ayudarían a combatir el tumor cerebral conocido como glioblastoma de manera específica. Los hallazgos se publicaron recientemente en la revista Cell Reports.

Hemos encontrado cambios relacionados con la enfermedad en las células que recubren los vasos sanguíneos del tumor, llamadas células endoteliales, que durante mucho tiempo han sido consideradas como un posible objetivo clínico para el tratamiento del cáncer“, señaló Lynn Butler, profesora asistente del Departamento de Medicina Molecular y Cirugía del Instituto Karolinska, y líder del estudio. “Las proteínas que solo se expresan en las células endoteliales de los vasos tumorales podrían usarse como objetivos para atacar el suministro de sangre del tumor o para administrar agentes terapéuticos, sin afectar el cerebro normal“.

Existen más de 200 tipos de células distintas en el cuerpo humano, y cada una de ellas desempeña su propio papel. Comprender las diferencias entre estos tipos celulares ayuda a los investigadores a comprender cómo funcionan los órganos y cómo cambian las células en la enfermedad. La identidad celular está determinada por las proteínas específicas que se expresan en ella, y dicha expresión puede predecirse midiendo las transcripciones de proteínas que ocurren al interior de la célula. Para su estudio, los investigadores analizaron tejido cerebral humano y muestras del tumor cerebral glioblastoma, considerado una enfermedad incurable con una tasa de mortalidad muy alta.

Los datos existentes sobre las transcripciones de todo el tejido cerebral humano poseen una utilidad limitada cuando hay interés en las propiedades de un tipo de célula particular, ya que estas muestras contienen muchos tipos diferentes de células cerebrales. Ahora, los científicos suecos pudieron desarrollar un nuevo método para procesar esta información e identificar transcripciones que solo se expresan en ciertos tipos de células cerebrales. La técnica demostró ser útil para definir propiedades de tipo celular, así como para comparar directamente los perfiles de tipo celular entre tejido normal y enfermo. Los autores utilizaron este método para predecir 10 nuevas transcripciones de células endoteliales específicas de glioblastoma, que no están presentes en la vasculatura del tejido cerebral normal.

Estos marcadores podrían aportar información sobre la biología del glioblastoma y fungirían como posibles blancos específicos del tumor para la terapia“, destacó Butler.

 

Vía: Science Daily