Un nuevo estudio publicado en la revista Cell dio a conocer una posible estrategia terapéutica para tratar la infección viral y aumentar la inmunidad contra el cáncer.

El trabajo, realizado por científicos de la Escuela de Medicina Wake Forest, encontró que aumentar la producción de interferón tipo 1 en el cuerpo ayudó a eliminar la infección viral y a incrementar la inmunidad contra el cáncer, gracias a la identificación de un sensor involucrado en la supresión de la producción de interferón en un modelo animal.

Los interferones son un grupo de proteínas de señalización creadas y liberadas por las células huésped en respuesta a la presencia de varios virus. En un escenario típico, una célula infectada con virus liberará interferones, lo que hará que las células cercanas aumenten sus defensas antivirales.

Los interferones también ayudan al sistema inmunológico a combatir el cáncer y pueden retardar el crecimiento de las células cancerosas.

El investigador principal del estudio fue el doctor Hui-Kuan Lin, profesor de biología del cáncer en la Escuela de Medicina Wake Forest, institución perteneciente a Wake Forest Baptist Health.

En el trabajo, el equipo de Lin descubrió que los receptores similares a RIG-I (RLR) actúan como mediadores en la producción de interferón (IFN), desempeñando un papel fundamental en la elevación de la inmunidad del huésped para la eliminación viral y la vigilancia inmunológica del cáncer. Con ello, reportaron que la glucólisis, el primer paso para descomponer la glucosa y extraer energía para el metabolismo celular, se inactivó durante la actividad de RLR. Esta inactivación fue la clave para activar la producción de IFN tipo I.

Usando enfoques farmacológicos y genéticos en modelos de ratón, los científicos demostraron que la reducción de lactato por inactivación de la lactato deshidrogenasa A (LDHA) aumentó la producción de IFN tipo I para proteger contra la infección viral.

La investigación estableció un papel crítico para el lactato derivado de la glucólisis que consistió en limitar la señalización de RLR, e identificó a la proteína MAVS como un sensor directo del lactato, que funciona para conectar el metabolismo energético y la inmunidad innata, explicó Lin.

Los interferones tipo I (IFN, por sus siglas en inglés), producidos por casi todo tipo de células, desempeñaron un papel vital en la defensa del huésped contra la infección viral y la inmunovigilancia del cáncer, indicó Lin.

El equipo de Lin planea realizar estudios adicionales en otros modelos animales en preparación para posibles ensayos clínicos.

 

Vía: Science Daily