Un equipo de investigadores descubrió una nueva variante más poderosa de un gen de resistencia antimicrobiana común entre las especies de estafilococos. El gen protege a las bacterias de un compuesto antiséptico ampliamente utilizado en la atención médica. El equipo demostró que el gen recién descubierto se produce en un clon altamente virulento y multirresistente de Staphylococcus epidermidis, que se encuentra presente en entornos de atención médica de todo el mundo. La investigación se publicó en la revista Antimicrobial Agents and Chemotherapy, una revista de la Sociedad Americana de Microbiología.

Los investigadores realizaron un ensayo controlado aleatorio de baños de clorhexidina. Los pacientes hospitalizados a veces se bañan en una solución de clorhexidina gluconato (CHG), un antiséptico tópico, para reducir la propagación de infecciones. S. epidermidis es una causa importante de infecciones en pacientes con dispositivos médicos implantados. Se ha demostrado que el baño con CHG reduce las tasas de infección asociadas al dispositivo.

El objetivo principal del estudio fue determinar si el baño con CHG reducía el riesgo de infecciones en el torrente sanguíneo asociadas con los catéteres venosos centrales. El descubrimiento de la nueva variante genética fue un resultado imprevisto de este estudio, dijo el doctor y coautor Xuan Qin, profesor asociado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, Estados Unidos.

Los científicos obtuvieron aislamientos de S. epidermidis de la piel de varios niños incluidos en la investigación. “Obtuvimos la bacteria cutánea limpiando la piel de los niños al principio, a la mitad y al final del estudio“, dijo la coautora Danielle M. Zerr, profesora de Enfermedades Infecciosas Pediátricas en la Universidad de Washington y en el Hospital de Niños de Seattle. “Probamos las susceptibilidades de los aislamentos de S. epidermidis al CHG y a antibióticos usados comúnmente“.

Después, los investigadores analizaron los aislamientos mediante PCR y otra técnica genética llamada polimorfismo de longitud de fragmento de restricción (RFLP) para determinar si portaban un gen de resistencia antimicrobiana común a las especies de estafilococos, llamado qacA. Ese gen codifica una proteína transmembrana que actúa como una bomba para expulsar al CHG de la bacteria.

De esta forma, no solo encontraron el gen qacA, sino que además descubrieron una nueva variante de ese gen a la que llamaron qacA4. Los aislamientos de S. epidermidis con qacA4 fueron más competentes en la excreción de CHG que aquellos con qacA y que aquellos sin ninguna variante del gen. En términos científicos, aquellos con qacA4 mostraron una mayor concentración inhibitoria mínima (MIC) de CHG que aquellos con qacA y aquellos sin el gen. (La concentración inhibitoria mínima se refiere a la concentración más baja de un antibiótico que puede prevenir el crecimiento visible de una bacteria).

La diferencia entre las proteínas QacA y QacA4 equivale a dos sustituciones de aminoácidos de 514 aminoácidos. Los investigadores especulan que solo una de esas mutaciones es responsable de que haya una MIC superior.

 

Vía: Science Daily