deformacion nucleo celular.2

Imagen: Deformaciones nucleares resaltadas en color amarillo y rojo / Fuente: Universidad de Yale

Las membranas nucleares son las encargadas de proteger los genes, los que podríamos considerar el cargamento más preciado de la vida. Sin embargo, se sabe poco sobre el por qué de su funcionamiento en diferentes tipos de tejido. Por ejemplo, los núcleos en las células cerebrales tienden a ser suaves y plegables, mientras que los de las células óseas suelen ser firmes y rígidos. Recientemente, investigadores de la Universidad de Yale en EU han demostrado cómo las fuerzas mecánicas participan de manera integral en la función celular, ya sea para bien o para mal.

Utilizando “pinzas ópticas” para estirar los núcleos, el equipo de científicos encontró que si la cromatina (el material productor de los cromosomas) se desprende o es separada de la membrana nuclear, o por el contrario, es acoplada o atada a dicha membrana, el núcleo experimenta cambios prominentes e inusuales en su apariencia; en términos generales, sufre deformaciones poco comunes que no habían sido observadas hasta ahora.

Los investigadores señalaron que esto es intrigante, ya que las células en las que aplicaron su método no recuperaron su forma esférica como normalmente ocurre en células en las que la cromatina se encuentra unida a la membrana. La regulación de la forma nuclear es crucial para que las células operen en ambientes distintos, acotaron los autores.

Si empujas una pelota de hule, simplemente rodará lejos en respuesta, similar a lo que le ocurre a la forma del núcleo cuando la cromatina puede moverse libremente. Pero si empaquetas juntas a varias pelotas de hule, entonces no tienen a dónde moverse – como cuando la cromatina está atada – y en su lugar empujan contra la fuerza”, subrayó Megan King, autora líder del estudio y que fue publicado en la revista Nature Communications.

La manera en la que las membranas nucleares cambian su apariencia es de importancia biológica fundamental para determinar el destino eventual de las células, y cuando este proceso acontece erróneamente, ha sido implicado en enfermedades como distrofia muscular.

 

Vía: Universidad de Yale