La exposición a la luz tenue durante la noche, situación común en el estilo de vida actual, puede contribuir a la propagación del cáncer de mama hacia los huesos; así lo demostraron investigadores, por primera vez, en un estudio en animales. Los resultados del trabajo se presentaron ayer durante la ENDO 2019, la reunión anual de la Endocrine Society en Nueva Orleans, Louisiana (Estados Unidos).

Hasta la fecha, nadie había reportado que la exposición a la luz tenue durante la noche es capaz de inducir una alteración circadiana, lo que aumenta la formación de cáncer de mama metastásico óseo“, dijo el doctor Muralidharan Anbalagan, profesor asistente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans. “Esto es importante, ya que muchos pacientes con cáncer de mama probablemente estén expuestos a la luz por la noche como resultado de la falta de sueño, el estrés, el exceso de luz en la habitación debido a dispositivos móviles y otras fuentes, o al trabajo nocturno“.

Según una estimación del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, más de 150,000 mujeres de dicho país tuvieron cáncer de mama que derivó en metástasis o que se propagó fuera del seno. Cuando el cáncer de mama se propaga, lo común es que se dirija a los huesos, donde puede causar dolor intenso y fragilidad.

En este estudio preliminar financiado por el Centro de Ciencia Clínica y Traslacional de Louisiana (LACATS), en colaboración con el Consorcio de Investigación del Cáncer de Louisiana (LCRC) y el Centro Tulane de Biología Circadiana, los investigadores crearon un modelo de ratón de cáncer de mama metastásico óseo. Inyectaron células de cáncer de mama humano con receptores de estrógeno positivos en ratones hembra. Tales células tienen una baja propensión a crecer en huesos como la tibia o espinilla de dichos roedores. Al igual que los humanos, los ratones utilizados en este estudio producen una fuerte señal de melatonina circadiana durante la noche. Se ha demostrado que esta señal nocturna de melatonina produce fuertes acciones contra el cáncer y también promueve el sueño.

Todos los ratones fueron expuestos a la luz durante 12 horas al día. Un grupo de tres ratones estuvo en la oscuridad las otras 12 horas, lo que les ayudó a producir altos niveles de melatonina endógena. Otro grupo pasó un lapso de 12 horas en luz seguido de 12 horas en luz tenue durante la noche, lo que suprimió su producción nocturna de melatonina. La luz tenue fue de 0.2 lux, que es menor a lo que emite una luz nocturna o una luz de pantalla de un teléfono celular, según Anbalagan.

Las imágenes de rayos X mostraron que los ratones expuestos a un ciclo de luz / luz tenue tuvieron tumores mucho más grandes y mayor daño a los huesos en comparación con los ratones mantenidos en un ciclo de luz / oscuridad estándar, reportaron el experto y sus colegas.

Nuestra investigación identificó la importancia de una señal anticáncer de melatonina circadiana nocturna intacta para suprimir el crecimiento del tumor de mama metastásico óseo“, indicó Anbalagan.

El científico resaltó que el objetivo final de su investigación es encontrar una manera de inhibir o suprimir la progresión de la metástasis del cáncer de mama hacia los huesos.

 

Vía: Science Daily