Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) actualmente llevan a cabo un estudio sobre el movimiento del esperma en 3D, a fin de detectar fallas que impiden la fertilización del óvulo. Asimismo, el trabajo busca contribuir a la creación de nuevos anticonceptivos masculinos.

Gabriel Corkidi, coordinador del Laboratorio de Imágenes y Visión por Computadora del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, informó que la aplicación de conocimientos básicos permitiría desarrollar una tecnología para detectar fallas en la movilidad de los espermatozoides, la cual no es posible observar con la tecnología actual.

Señaló que tras visualizar el nado de estas células en 3D, se pudo establecer, por primera vez, que el calcio intracelular del espermatozoide humano varía de manera sincronizada con el movimiento de la cola o flagelo.

El experto indicó que el calcio contenido en diferentes regiones del espermatozoide está relacionado directamente con la forma en que se mueve y es particularmente importante en el flagelo. Entonces, si podemos comprender cómo este elemento al interior de la célula se relaciona con su movimiento, sería posible entender algunas afecciones que impiden la fertilización.

Los espermatozoides deben viajar libremente por el tracto genital femenino, y con la técnica utilizada en la UNAM es posible observar el comportamiento de esta células con una gran similitud a como lo harían en el mundo real, agregó.

Corkidi resaltó que el espermatozoide es la célula reproductiva masculina, la cual se compone de una cabeza, que le permite ingresar al óvulo y que contiene el ADN; la parte media, que contiene mitocondrias que la abastecen de energía; y una cola o flagelo, para desplazarse hacia el óvulo.

 

Vía: Fundación UNAM