En el marco del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy 14 de noviembre, se dio a conocer un estudio del Instituto de Información Científica sobre el Café (ISIC, por sus siglas en inglés) titulado ‘Café y diabetes tipo 2: una revisión de las últimas investigaciones’, el cual destaca el papel potencial del consumo de café en reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y los posibles mecanismos involucrados.

Eminentes expertos en diabetes se reunieron durante un simposio satélite organizado por el ISIC durante la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) 2018 en Berlín, Alemania, para discutir las investigaciones más recientes sobre el consumo de café y la diabetes tipo 2.

Durante el simposio, el profesor asociado Mattias Carlström, del Departamento de Fisiología y Farmacología del Instituto Karolinska, en Suecia, revisó las últimas investigaciones científicas sobre la asociación entre el consumo de café y el riesgo de diabetes tipo 2; incluido su propio metanálisis de datos titulado ‘Consumo de café y riesgo reducido de desarrollar diabetes tipo 2’ que analizó 30 estudios prospectivos, con un total de 1,185,210 participantes.

Por su parte, el profesor Kjeld Hermansen, de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, exploró las perspectivas mecánicas potenciales detrás de la asociación inversa entre el consumo de café y la diabetes tipo 2, presentando un resumen de la investigación que se ha realizado en esta área. Su trabajo sugiere que una serie de factores podrían estar involucrados, incluyendo un efecto antioxidante, un efecto antiinflamatorio, efectos termogénicos o la modulación de la diversidad microbiana. La presentación del profesor Hermansen también se basó en su propia investigación sobre compuestos del café como el ácido cafeico y el cafestol.

Los principales resultados de este estudio y que fueron destacados en el informe de la mesa redonda incluyeron:

  • El metanálisis ha sugerido que beber de 3 a 4 tazas de café por día se asocia con un riesgo 25% más bajo (aproximadamente) de desarrollar diabetes tipo 2.
  • La asociación inversa entre el consumo de café y la diabetes tipo 2 se demostró tanto en hombres como en mujeres.
  • El metanálisis ha sugerido que tanto el café con cafeína como el descafeinado se asocian con un riesgo reducido de diabetes tipo 2.
  • Varios compuestos con relevancia clínica potencial están presentes en el café, incluyendo: cafeína, ácidos hidroxicinámicos, en particular ácido clorogénico, trigonelina y diterpenos —como por ejemplo cafestol y kahweol—, y ácido cafeico.

*Se sabe que todos los compuestos antes mencionados son altamente benéficos para el organismo, actuando principalmente como agentes antioxidantes.

Para leer el informe titulado ‘Café y diabetes tipo 2: una revisión de las últimas investigaciones’, haz clic en el siguiente [ENLACE].

 

Vía: The Institute for Scientific Information on Coffee (ISIC)