De acuerdo con un nuevo estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con el Colegio Universitario de Londres (UCL), participar en actividades artísticas como cantar y bailar desde una edad temprana puede reducir las desigualdades sociales y fomentar conductas saludables.

El estudio es la revisión mundial más grande hasta la fecha sobre los beneficios para la salud de las artes. El documento revisó más de 3,000 estudios y resalta la importancia de involucrar al sector de las artes en la prestación de servicios de salud y en la elaboración de políticas sanitarias para todos los países de la región europea de la OMS.

Gran parte de la investigación en esta área se ha centrado en el papel de las artes para tratar enfermedades.

Este informe también destaca que el compromiso con las artes puede afectar los determinantes sociales de la salud, mejorar la cohesión social y reducir las desigualdades e inequidades sociales. De manera crucial, las artes pueden apoyar la prevención de enfermedades y promover una buena salud“, aseguró la doctora Daisy Fancourt, autora principal del trabajo y profesora asociada de psicobiología, epidemiología y atención de la salud en el UCL.

En términos de tratar la mala salud, se ha descubierto que las artes reducen los marcadores psicológicos y biológicos del estrés y mejoran la respuesta inmune. Para las personas con trastornos neurológicos y del neurodesarrollo, y que padecen enfermedades no transmisibles (como cáncer, enfermedades respiratorias y afecciones cardiovasculares), se ha comprobado que la participación en las artes mejora la salud mental y la función física.

El informe también se centra en cómo las artes pueden mejorar el compromiso con la atención primaria de salud. Por ejemplo, se ha descubierto que las cirugías médicas que proyectan arte visual en las paredes reducen la ansiedad del paciente; y reproducir música relajante en las cirugías dentales puede ayudar a reducir la ansiedad, la presión arterial y las hormonas del estrés.

Además de ayudar a los pacientes o personas con problemas de salud a recuperarse o controlar mejor su enfermedad, vemos que el compromiso con las artes tiene un beneficio positivo muy significativo para la salud desde una edad temprana.

Las artes desempeñan un papel importante durante los primeros años de vida, así como a lo largo de nuestra existencia. En este estudio, vemos muchos ejemplos de programas que han ayudado específicamente a los niños más vulnerables a controlar la ansiedad y la agresión, así como a incrementar su asistencia escolar y su autoestima.

Además, se ha descubierto que los programas de música a gran escala y basados ​​en la comunidad que involucran a niños expuestos a la violencia mejoran el autocontrol y reducen las dificultades de comportamiento“, agregó Fancourt.

Los investigadores dicen que el informe lleva a una serie de recomendaciones de políticas para la OMS y los estados miembros. Esto incluye garantizar que la provisión de arte en las comunidades sea accesible y apoyar a las organizaciones artísticas para que la salud y el bienestar formen parte de sus estrategias.

Llevar el arte a la vida de las personas a través de actividades como bailar, cantar e ir a museos y conciertos ofrece una dimensión adicional de cómo podemos mejorar la salud física y mental“, comentó la doctora Piroska Östlin, Directora Regional interina de la OMS para Europa.

Los ejemplos citados en este innovador informe de la OMS muestran maneras en las que las artes pueden abordar los desafíos de salud complejos como la diabetes, la obesidad y las enfermedades mentales. Consideran la salud y el bienestar dentro de un contexto social y comunitario más amplio, y ofrecen soluciones que la práctica médica común, hasta ahora, no ha podido abordar de manera efectiva“, añadió Östlin.

 

Vía: University College London