Un equipo de investigación liderado por expertos de la Universidad de Yale identificó cómo las células productoras de insulina, que normalmente se destruyen en la diabetes tipo 1, pueden cambiar para sobrevivir al ataque inmunitario. El hallazgo conduciría a estrategias para la recuperación de estas células en pacientes con diabetes, aseguraron los científicos.

El estudio fue publicado esta semana en la revista Cell Metabolism.

En los pacientes con diabetes tipo 1 —una enfermedad autoinmune—, el sistema inmunitario destruye las células beta, que son las células productoras de insulina en el páncreas. Pero algunas de ellas sobreviven en pacientes con diabetes, incluso años después de haber iniciado la enfermedad.

El equipo de Yale y del Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard estudió los cambios en las células beta que se producen durante el ataque inmune y pueden conducir a su persistencia, usando dos modelos: uno de ratones con diabetes tipo 1 y otro de células humanas en cultivo.

Los investigadores identificaron una subpoblación de células beta que resiste el ataque inmunológico. “Durante el desarrollo de la diabetes, hay cambios en las células beta, por lo que se termina con dos poblaciones de células beta“, destacó Kevan Herold, profesor de inmunobiología y autor principal del trabajo. “Una población es asesinada por la respuesta inmune. La otra población parece adquirir rasgos que la hacen menos susceptible a ser eliminada“.

Esta subpoblación sobrevive usando un enfoque de “agáchate y cúbrete”, observó Herold. Las células expresan moléculas que inhiben la respuesta inmune. También adquieren “troncalidad”, o una habilidad parecida a la de las células madre para volver a una etapa anterior de desarrollo, en la que pueden persistir y proliferar pese al ataque inmune.

El descubrimiento llevará a una investigación más profunda de las estrategias que podrían beneficiar a los pacientes con diabetes. “La siguiente pregunta es, ¿podemos recuperar estas células para que haya producción de insulina en quien padece diabetes tipo 1?“, subrayó Herold. Él y sus colegas planean probar medicamentos para ver si pueden modificar la subpoblación de células beta y convertirla en células productoras de insulina.

 

Vía: Universidad de Yale