Un estudio halló que no importa dónde ocurra en el cuerpo, la enfermedad microvascular aumenta el riesgo de amputación de la pierna.

La enfermedad microvascular daña los vasos sanguíneos muy pequeños.

En el nuevo trabajo, los investigadores analizaron datos de más de 125,000 veteranos de Estados Unidos que fueron monitoreados durante un promedio de nueve años.

A lo largo del seguimiento, quienes padecían enfermedad microvascular tuvieron un riesgo 3.7 veces mayor de amputación de la pierna y representaron el 18% de todas las amputaciones.

Aquellos con enfermedad arterial periférica (EAP), un estrechamiento de las arterias que se encuentran en el corazón y que se manifiesta típicamente en las piernas, tuvieron un riesgo casi 14 veces mayor de amputación de la pierna y representaron el 22% de todas las amputaciones.

Las personas con enfermedad microvascular y EAP tuvieron un riesgo 23 veces mayor de amputación de la pierna y representaron el 45% de todas las amputaciones, según la investigación publicada esta semana en la revista Circulation.

Los científicos concluyeron que la enfermedad microvascular está asociada de manera independiente con un mayor riesgo de amputación de la pierna, incluso si la enfermedad se presenta en otras áreas del cuerpo, como los ojos (retinopatía), los riñones (nefropatía) o los pies (neuropatía).

«Este estudio promueve la idea de que la enfermedad microvascular es un trastorno de todo el sistema, en lugar de afectar solo a una parte del cuerpo«, dijo el doctor Joshua Beckman, autor del estudio y director de medicina vascular del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee.

«La EAP [una enfermedad vascular en las piernas] se ha considerado durante mucho tiempo como una señal de que un paciente probablemente también tenga arterias estrechadas que conducen al corazón o al cerebro. Si un paciente tiene EAP, posee un mayor riesgo de otras enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares«, explicó Beckman en comunicado de prensa de la revista.

«Nuestro estudio sugiere que la enfermedad microvascular en cualquier parte del cuerpo (…) podría estar ligada a la disminución de la función de los vasos sanguíneos en otras partes del cuerpo, lo que pone a los pacientes en riesgo de posibles amputaciones de miembros inferiores«, subrayó.

De acuerdo con Beckman, los hallazgos muestran que los pacientes con enfermedad microvascular requieren un control regular y cuidado de los pies para garantizar la detección temprana y la curación de llagas o lesiones para prevenir las amputaciones.

«Los pacientes con enfermedad microvascular y EAP tienen el mayor riesgo de amputación de miembros inferiores y necesitan terapias médicas máximas para reducir su riesgo«, concluyó.

 

Vía: Health Day News