El micetoma es una enfermedad desatendida común causada por hongos o bacterias que se organizan en granos, áreas de inflamación rodeadas por una cápsula de colágeno. Ahora, en un estudio publicado en la revista PLOS Neglected Tropical Diseases, investigadores estudiaron dos moléculas inmunes dentro de estos granos y descubrieron patrones en los lugares donde aparecen tales moléculas.

El micetoma es causado por cualquiera de los 56 microorganismos diferentes y es endémico en muchas áreas tropicales y subtropicales. Por lo general, afecta a adultos jóvenes y niños, y es más común en agricultores y otros trabajadores que tratan directamente con el suelo. El micetoma aparece como una masa tumoral de crecimiento lento que aumenta gradualmente de tamaño. Investigaciones anteriores han revelado que existen tres zonas de células inflamatorias que rodean los granos de micetoma. Sin embargo, los mecanismos inmunopatológicos implicados en la inflamación crónica del micetoma no se han comprendido a profundidad.

En el nuevo trabajo, Ahmed Hassan Fahal, de la Universidad de Jartum, en Sudán, y sus colegas estudiaron biopsias quirúrgicas de 100 pacientes con micetoma confirmado. Midieron los niveles de expresión de dos proteínas inmunitarias, la interleucina-17 (IL-17) y la metaloproteína de matriz-9 (MMP-9), en células de cada zona dentro de los granos de micetoma.

Mientras que la IL-17 se encontró principalmente en las Zonas I y II de los granos, la MMP-9 estuvo presente principalmente en las zonas más externas II y III. Los niveles de las dos moléculas inmunes se correspondían entre sí, y se asociaron con la duración de la enfermedad y el tamaño de la lesión. Además, los niveles de MMP-9 también variaron según el agente causante del micetoma. En experimentos con ratones deficientes de IL-17, la formación de granuloma se vio afectada, lo que sugiere una importancia de la molécula en la infección temprana.

«Las observaciones presentadas aquí son el primer paso e indican que IL-17A y MMP-9 están presentes dentro del grano», subrayaron los investigadores. «Las funciones de IL-17A y MMP-9 en la formación del grano se estudiarán en investigaciones futuras«.

 

Vía: Science Daily