Por primera vez, investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) han analizado, con técnicas de secuenciación masiva, la evolución del virus de la hepatitis A usando muestras de pacientes. Los resultados se publicaron en la revista EBioMedicine, y muestran la presencia de variantes del virus que podrían escapar a los efectos de la vacuna. El estudio, liderado por el Grupo de Investigación en Virus Entéricos de la UB, en colaboración con el Instituto de Investigación Vall d’Hebron (VHIR) y la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), podría tener implicaciones en las políticas de vacunación contra la enfermedad.

El artículo cuenta con la participación de los profesores Aurora Sabrià, Albert Bosch, Susana Guix y Rosa María Pintó, del Departamento de Genética, Microbiología y Estadística de la Facultad de Biología de la UB.

Variantes antigénicas del virus de la hepatitis A

La hepatitis A es una inflamación del hígado causada por un virus. Su sintomatología es bastante leve y suele desaparecer después de las primeras semanas, pero en algunos casos la enfermedad llega a durar meses. Entre los grupos más afectados están los hombres que tienen comportamientos sexuales de riesgo entre pares (HSH).

Este estudio analizó muestras de pacientes con HSH, tanto vacunados como no vacunados, que contrajeron el virus durante un brote de hepatitis A en Barcelona (2016-2018). El objetivo fue estudiar la evolución del virus y comprobar si existen variantes emergentes que puedan escapar a los efectos de la vacuna. “Identificamos variantes antigénicas en pacientes vacunados y no vacunados, pero solo en el número anterior, lo que sugiere una selección positiva“, dijo Rosa María Pintó.

La aparición de las variantes antigénicas del virus de la hepatitis A podría convertirse en una amenaza para la salud pública y tener consecuencias negativas en los usos futuros de las vacunas disponibles actualmente. “Si seleccionamos una variante que escapa a la vacuna, ésta dejaría de ser efectiva. El estudio muestra que, en casos como el que ocurrió debido a la falta de vacunas, esto puede suceder“, señaló la investigadora.

Revisión de la práctica de vacunación

En algunos países, el control de los brotes recientes de hepatitis A se ha visto bloqueado por la baja cobertura de vacunación y la falta de vacunas, lo que hizo que las administraciones aplicaran restricciones en las dosis.

Durante el brote, tales restricciones afectaron especialmente a las personas en el grupo de HSH. “Si se administran unas pocas dosis de vacunación, o si las dosis comunes se administraron hace mucho tiempo, o la vacuna se administra a pacientes que contrajeron el virus hace semanas, se pueden seleccionar las variantes del virus que evitan los efectos de la vacuna. Esto es especialmente relevante en el grupo de HSH, ya que la dosis de virus a través de prácticas sexuales de riesgo es muy alta, y los anticuerpos circulantes no son suficientes para neutralizar el inóculo o los primeros virus producidos“, detalló Rosa María Pintó.

En este sentido, los investigadores recomiendan administrar dos dosis de la vacuna y, en algunas situaciones indicadas en la publicación, sugieren administrar dosis adicionales de refuerzo.

Además de especificar el protocolo de vacunación, la experta afirma que deben “trabajar para tener vacunas de más fácil acceso, para que no haya escasez de estas y las dosis no tengan que reducirse“.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for the Advancement of Science