El 24 de marzo de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Decreto Presidencial mediante el cual se estableció al día 9 de mayo como el Día Nacional de Salud Materna y Perinatal.

En el marco de esta cuarta celebración, y como se ha hecho cada año, especialistas del sector salud hicieron hincapié en que, llevando una nutrición adecuada y una suplementación con ácido fólico, es posible prevenir las muertes de recién nacidos que tienen malformaciones congénitas.

Ante ello y con el objetivo de evitar riesgos, recomendaron a toda mujer embarazada acudir a Control Prenatal con su médico o ginecólogo en turno, particularmente durante los primeros tres meses de gestación, pues de esa forma es posible reducir el riesgo de muerte durante el embarazo y parto si acuden, por lo menos, a cinco controles médicos prenatales.

Asimismo, recordaron que toda mujer tiene derecho a recibir atención médica cuando lo necesite desde el comienzo hasta el final del embarazo.

Finalmente, señalaron que la mortalidad materna se puede evitar con acciones preventivas antes, durante y después del parto. Por lo anterior, los servicios médicos son gratuitos y se brindan a todas las mujeres embarazadas que estén interesadas y requieran atención. En caso de no contar con seguro médico (ISSSTE o IMSS), se realizan las gestiones para afiliarlas al Seguro Popular.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada minuto en el mundo mueren 800 mujeres por complicaciones durante el embarazo y el parto. De acuerdo con cifras del Observatorio de Mortalidad Materna en México, en los últimos ocho años las defunciones maternas se redujeron 15.7%, al pasar de 46.9% a 31.2%, es decir, 120 muertes menos haciendo un comparativo de 2010 a 2018.

 

 

Vía: Secretaría de Salud / Puebla Noticias