Un nuevo estudio concretado por los investigadores Aliva De, Sabhyata Agrawal, Kerry Morrone, Jinghang Zhang, Nicole L. Bjorklund, Deepa Manwani y Deepa Rastogi, desafía la noción ampliamente aceptada de que la inflamación de las vías respiratorias en la enfermedad de células falciformes (ECF) es una causa secundaria al asma, pese a que ambos trastornos suelen coexistir. En esta investigación preliminar reciente, publicada en la revista Pediatric Allergy, Immunology, and Pulmonology, se compararon los marcadores inflamatorios sistémicos y de las vías respiratorias en pacientes con la citada enfermedad que tenían o no asma, o que sufrían síntomas obstructivos de las vías respiratorias.

Los resultados sugieren que los monocitos (tipo de célula inmunitaria que se produce en la médula ósea y viaja por la sangre hasta los tejidos del cuerpo) pueden desempeñar un papel importante en la inflamación pulmonar causada por ECF. Asimismo, proponen que realizar estudios adicionales que examinen los mecanismos subyacentes de la inflamación pulmonar en la enfermedad de células falciformes ayudaría a los investigadores a desarrollar terapias más específicas y efectivas para estos pacientes.

Los autores involucrados en el trabajo pertenecen a diversas instituciones de prestigio en Estados Unidos, que incluyeron a la Unidad Médica de la Universidad de Columbia y al Colegio Vagelos de Médicos y Cirujanos, en Nueva York. También participaron expertos del Hospital Infantil de Montefiore y del Colegio Albert Einstein de Medicina, en Bronx, Nueva York.

Mary Cataletto, editora en jefe de la citada revista y profesora de pediatría clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad Stony Brook, recordó que la enfermedad de células falciformes afecta a millones de personas en todo el mundo, causando una importante morbilidad respiratoria. Los estudios dentro del campo han demostrado que entre el 15% y el 28% de los niños con ECF sufren los síntomas característicos de asma, mientras que al menos el 55% padece hiperreactividad de las vías respiratorias sin que haya un diagnóstico de asma como tal. Con el paso de los años, el interés en el asma comórbido con la ECF ha aumentado sustancialmente, ya que ha mostrado vincularse con los resultados de esta y otras investigaciones. Tener una mejor comprensión de la causa subyacente de la inflamación pulmonar en la enfermedad de células falciformes ayudaría a identificar nuevos objetivos para el tratamiento.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for teh Advancement of Science