Un nuevo estudio ha encontrado un patrón de moléculas que está presente en la sangre antes de que ocurra una convulsión. Este descubrimiento puede llevar al desarrollo de un sistema de alerta temprana, que permitiría a las personas con epilepsia saber cuándo corren el riesgo de sufrir una convulsión.

Investigadores de FutureNeuro, el Centro de Investigación para Enfermedades Neurológicas Crónicas y Raras, alojado en el RCSI (Real Colegio de Cirujanos de Irlanda) lideraron el estudio, el cual se publicó en la última edición de la revista Journal of Clinical Investigation (JCI).

Los investigadores de FutureNeuro y RCSI han descubierto moléculas en la sangre cuyos niveles son más altos en personas con epilepsia antes de que ocurra una convulsión. Estas moléculas son fragmentos de ARN de transferencia (ARNt), una sustancia química estrechamente relacionada con el ADN que desempeña un papel importante en la construcción de proteínas dentro de la célula. Cuando las células están estresadas, los ARNt se cortan en fragmentos. Niveles más altos de estos fragmentos en la sangre podrían reflejar que las células cerebrales están bajo estrés en la acumulación de un episodio de convulsiones.

Usando muestras de sangre de personas con epilepsia en la Unidad de Monitoreo de Epilepsia del Hospital Beaumont, en Dublín, y en un centro especializado similar en Marburg, Alemania, el grupo encontró que los niveles de fragmentos de tres ARNt «aumentan» en la sangre muchas horas antes de un ataque.

«Las personas con epilepsia a menudo reportan que uno de los aspectos más difíciles de vivir con la enfermedad es nunca saber cuándo ocurrirá una convulsión«, dijo la doctora Marion Hogg, investigadora de FutureNeuro, profesora honoraria del RCSI y autora principal del estudio.

«Los resultados de este estudio son muy prometedores. Esperamos que nuestra investigación de ARNt sea un primer paso clave hacia el desarrollo de un sistema de alerta temprana«, agregó.

Aproximadamente 40,000 personas en Irlanda tienen epilepsia y una tercera parte de ellas no responden a los tratamientos actuales, lo que significa que continúan experimentando convulsiones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 50 millones de personas en el mundo padecen epilepsia.

«Las nuevas tecnologías para eliminar la imprevisibilidad de las convulsiones no controladas para personas con epilepsia son una posibilidad muy real«, señaló el profesor David Henshall, director de FutureNeuro y Profesor de Fisiología Molecular y Neurociencia en el RCSI, quien fue coautor del artículo.

«Con base en esta investigación, en FutureNeuro esperamos desarrollar un prototipo de prueba, similar a un monitor de azúcar en la sangre, que pueda predecir potencialmente cuándo podría ocurrir una convulsión«, concluyó Henshall.

 

Vía: Science Daily