¿Qué es lo que impulsa el vínculo social entre la descendencia y sus padres o cuidadores en los primeros días de vida? Para responder esta pregunta, un equipo de investigadores liderado por científicos de la Universidad de Yale (Estados Unidos) descubrió pistas sobre neuronas específicas en los cerebros de ratones recién nacidos que están asociadas con la alimentación.

Tales neuronas, conocidas como Agrp, regulan el comportamiento alimenticio en los mamíferos adultos, pero no estaba claro qué papel desempeñaban en el desarrollo temprano. Para resolver ese misterio, los investigadores realizaron una serie de experimentos con ratones a lo largo de 10 días. De esta forma, aislaron a los animales recién nacidos del nido, privándolos temporalmente de nutrientes. La separación del cuidador desencadenó rápidamente la actividad en las neuronas Agrp y la protesta vocal de los ratones. Los investigadores también observaron que una vez que los regresaban al nido, en lugar de ingerir leche, se suprimía esta respuesta.

Los hallazgos sugieren que durante el desarrollo temprano, antes de que los mamíferos puedan buscar alimento por sí mismos, las neuronas Agrp responden al estrés causado por la separación del cuidador. También describen un mecanismo para la interacción entre bebés y cuidadores y los inicios del desarrollo del vínculo social en todos los mamíferos.

El trabajo, dirigido por el profesor asistente de medicina comparativa Marcelo Dietrich, se publicó recientemente en la revista Cell.

 

Vía: Yale News