Las células madre pluripotentes inducidas, el tanque de batalla de muchos proyectos de medicina regenerativa, comienzan como células diferenciadas que se reprograman en células madre pluripotentes mediante la exposición a un conjunto complejo de “cócteles genéticos”. Ahora, investigadores de la Clínica Mayo (Estados Unidos) reportan que, mediante el uso del vector del virus del sarampión, fueron capaces de recortar dicho proceso multi-vector con cuatro factores de reprogramación, hasta reducirlo a un proceso vectorial de “un solo ciclo”. Los especialistas dijeron que el proceso es seguro, estable, más rápido y utilizable para su aplicación en la clínica. Los hallazgos se publicaron recientemente en la revista Gene Therapy.

Si vamos a utilizar con éxito células madre reprogramadas para tratar a los pacientes en la clínica, debemos asegurarnos de que sean seguros y efectivos, es decir, no propensos al riesgo de mutación y posibles tumores“, dijo la doctora Patricia Devaux, científico molecular de la Clínica Mayo y autora principal del estudio. “El vector del virus del sarampión ha sido usado durante mucho tiempo de manera segura en la Clínica Mayo para tratar el cáncer, por lo que es muy fiable. Ahora que hemos combinado un proceso de múltiples vectores en uno, también es eficiente“.

Anteriormente, los cuatro factores de reprogramación (proteínas OCT4, SOX2, KLF4 y cMYC) debían introducirse individualmente en las células para inducirlas a cambiar de forma adecuada para el resultado deseado. Esto dio lugar a posibles células parcialmente reprogramadas, ya que no todas recibían los cuatro factores necesarios para la reprogramación. El nuevo proceso combina esos factores dentro del vector del virus del sarampión, por lo que el proceso ocurre en un solo paso y todas las células seleccionadas tienen el potencial de reprogramarse. Cabe señalar que este virus del sarampión está atenuado, es decir, que se han eliminado todos los aspectos peligrosos del virus, ya que están en una vacuna, y el virus se convierte en un vector o portador de otro material genético. La cepa de la vacuna contra el virus del sarampión se usa con frecuencia hoy en día porque es segura, rápida y puede utilizarse como objetivo.

Los investigadores afirman que un sistema de reprogramación clínicamente aplicable libre de modificaciones genómicas contribuirá en gran medida a hacer posible el uso generalizado de terapias de células madre pluripotentes inducidas. Estas son terapias en las que las propias células de un individuo se reprograman y luego pueden usarse para trabajar en un órgano enfermo en particular, evitando así el riesgo de rechazo celular.

 

Vía: Mayo Clinic