Investigadores de la Universidad de New Hampshire (UNH) en Estados Unidos desarrollaron un hidrogel que podría convertirse algún día en una lente de contacto para tratar más eficazmente la fusión corneal, una condición que es una causa importante de ceguera en todo el mundo.

Dicha enfermedad ocular incurable puede iniciar por varias causas distintas, entre ellas enfermedades autoinmunes (como artritis reumatoide, lupus o síndrome de Stevens-Johnson), quemaduras químicas o incluso algunos procedimientos quirúrgicos (como la cirugía LASIK y los procedimientos de cataratas). La córnea del paciente se funde debido a la producción descontrolada de ciertas enzimas dependientes de zinc llamadas metaloproteinasas de matriz (MMP), causada por las células inmunitarias de la córnea del paciente. Para ayudar a prevenir esto, los investigadores desarrollaron un nuevo hidrogel que desactiva tales enzimas mediante la eliminación de los iones de zinc.

«La mayoría de los inhibidores actuales de las MMP utilizados para tratar esta afección funcionan al unirse a los iones de zinc dentro de las MMP«, dijo Kyung Jae Jeong, profesor asistente de ingeniería química en la UNH. «Sin embargo, una vez inyectados en el cuerpo, los inhibidores de MMP viajan a través del torrente sanguíneo y por todo el cuerpo, y pueden causar efectos secundarios graves debido a que se unen a y desactivan los iones de zinc en otros tejidos. Nuestro hidrogel funciona de manera totalmente diferente porque está localizado, solo en el ojo, y desactiva las MMP al eliminar los iones de zinc de la córnea. Y como sería un lente de contacto, si hubiera algún problema, el paciente simplemente lo eliminaría«.

En su estudio, publicado recientemente en la revista ACS Biomaterials Science & Engineering, los investigadores de la UNH, junto con el investigador Jung-Jae Lee, de la Universidad de Colorado en Denver, describen cómo el hidrogel desactiva las enzimas MMP-1, MMP-2 y MMP-9, que fungen como los principales factores en la fusión corneal. La investigación se realizó in vitro y ex vivo (en tejido de córnea extraído) y sugiere que el nuevo hidrogel podría ser una opción terapéutica viable para tratar la afección. El objetivo final es convertir el hidrogel en un lente de contacto que permita un tratamiento más localizado del ojo y evite los efectos secundarios en el resto del cuerpo. Por ahora, ya existe una patente pendiente que ha sido presentada por la incubadora UNHInnovation, que defiende, gestiona y promueve la propiedad intelectual en la UNH.

 

Vía: Science Daily