Las células cancerosas son expertas evitando la detección, pero un nuevo sistema desarrollado por científicos de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, permite que dichas células destaquen de entre las demás y ayuda al sistema inmunitario a detectarlas y eliminarlas, a diferencia de otras formas de inmunoterapia que podrían fallar en esta tarea.

Los resultados se publicaron en la revista Nature Immunology.

El nuevo sistema redujo o eliminó el melanoma, así como los tumores de cáncer de mama triple negativo y pancreáticos, en modelos de ratón; incluso eliminó a aquellos que se ubicaron lejos de la fuente del tumor primario, reportaron los investigadores.

Esta es una forma completamente nueva de inmunoterapia“, destacó Sidi Chen, profesor asistente de genética y autor principal del estudio.

La inmunoterapia ha revolucionado el tratamiento para el cáncer, pero las terapias actuales no funcionan en todos los pacientes, o no lo hacen en absoluto contra ciertos tipos de cáncer. Asimismo, dichas terapias a veces no reconocen todos los “disfraces moleculares” de las células cancerosas, lo que las vuelve menos efectivas.

Para abordar tales deficiencias, el laboratorio de Chen creó un nuevo sistema que combina la terapia génica viral y la tecnología de edición genética CRISPR. En lugar de encontrar y editar fragmentos de ADN e insertar nuevos genes, el nuevo sistema, llamado Activación multiplexada de genes endógenos como inmunoterapia (MAEGI, por sus siglas en inglés), lanza una búsqueda masiva de decenas de miles de genes relacionados con el cáncer y luego actúa como un GPS para marcar su ubicación y amplificar las señales.

MAEGI marca las células tumorales para su destrucción inmune, convirtiendo a un tumor frío (que carece de células inmunes) en un tumor caliente (con células inmunes). Es el equivalente molecular de vestir células tumorales con trajes fluorescentes de color naranja, lo que permite a la policía del sistema inmunitario encontrar y erradicar rápidamente las células mortales, explicó Chen.

Y una vez que se identifican esas células, el sistema inmunitario las reconoce de inmediato si vuelven a aparecer en el futuro“, afirmó Chen.

En teoría, el nuevo sistema debería ser efectivo contra muchos tipos de cáncer, incluidos los que actualmente son resistentes a la inmunoterapia, agregó.

Los próximos estudios buscarán optimizar el sistema para una fabricación más sencilla y se adecuarán para ensayos clínicos en pacientes con cáncer.

 

Vía: Yale News