Un nuevo estudio señala que los adultos jóvenes con cualquier cantidad de placa calcificada en las arterias ya se encuentran en riesgo de un ataque cardiaco.

Aquellos que tenían entre 32 y 46 años, y que incluso poseían un poco de placa calcificada (llamada aterosclerosis o endurecimiento de las arterias) podían multiplicar por cinco las probabilidades de una enfermedad cardiaca letal o no letal a lo largo de los 12 años siguientes, hallaron los investigadores.

La enfermedad cardiaca en realidad comienza en la adolescencia y la adultez temprana“, dijo el investigador líder, el doctor Jeffrey Carr, profesor de radiología, informática biomédica y medicina cardiovascular en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

En el estudio, se realizaron análisis mediante tomografías computarizadas (TC) —capaces de detectar dichos bloqueos potencialmente letales— a más de 3,000 participantes, cuya edad promedio fue de 40 años.

Apenas una pequeña cantidad de placa aumentó el riesgo de ataque cardiaco a lo largo de la próxima década en un 10 por ciento, independientemente de otros factores de riesgo, dijeron los autores.

No obstante, Carr apuntó que “no creemos que el mensaje sea que todo el mundo debe correr a hacerse una TC“.

Pero las personas con señales de advertencia de enfermedad cardiaca a una edad temprana (hipertensión, colesterol alto, sobrepeso o tabaquismo) podrían pensar en una TC para saber si tienen un riesgo muy alto.

Por su parte, el doctor Philip Greenland, de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago y ajeno al trabajo, estuvo de acuerdo con los resultados, y aseguró que todavía no existen suficientes evidencias como para recomendar evaluaciones de rutina.

Pero sí recomendó evaluar a los pacientes con factores de riesgo conocidos y abordar cualquier hallazgo anómalo.

El hecho de que puedan ocurrir bloqueos en las arterias de adultos tan jóvenes refuerza la necesidad de que personas de una edad mucho menor (como los adolescentes y la gente en la veintena y la treintena) sigan unos hábitos de ejercicio y alimentación saludables y no fumen“, enfatizó el experto.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), la placa está conformada por colesterol, sustancias grasas, productos de desecho de las células, calcio y fibrina (material coagulante en la sangre).

La aparición de calcificación temprana depende de muchos factores, entre ellos la genética, la dieta y el estilo de vida.

No se sabe cómo eliminar la placa, pero llevar un estilo de vida saludable para el corazón puede otorgar beneficios, resaltaron los especialistas.

El estudio fue publicado en la revista JAMA Cardiology, y analizó datos de más de 3,000 hombres y mujeres sobre su riesgo de enfermedad de arteria coronaria.

Tales adultos jóvenes y de mediana edad se sometieron a pruebas de TC y se les dio seguimiento durante más de 12 años. Un 30 por ciento mostraron alguna cantidad de calcificación, según los resultados.

En esos 12 años, 57 pacientes tuvieron un ataque cardiaco letal o no letal, o algún otro problema del corazón, o murieron de enfermedad cardiaca. Asimismo, 108 participantes sufrieron un ACV, insuficiencia cardiaca o problemas circulatorios, destacó Carr.

Tras tomar en cuenta otros factores de riesgo y tratamientos, las personas con cualquier placa calcificada presentaron un aumento de cinco veces en el riesgo de problemas cardiovasculares, experimentando a su vez un aumento de tres veces en el riesgo de ataque cardiaco o ACV, observaron los investigadores.

Independientemente de que haya mucha o poca calcificación, el investigador afirmó que es una señal de que hay una enfermedad de la arteria coronaria avanzada.

 

Vía: Health Library