En un estudio que se publicará pronto este mes en la revista Cell Metabolism, investigadores de la Universidad de Medicina y Odontología de Tokio (TMDU) y del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati (CCHMC), desarrollaron un método para establecer organoides hepáticos humanos multicelulares (hígados en miniatura), el cual abarca diferentes tipos de células del hígado que muestran las características del tejido hepático hasta la escala de genes y proteínas. Los especialistas lograron crear los hígados en 20 días combinando diferentes tipos de células en crecimiento activo establecidas a partir de células madre pluripotentes (PSC, por sus siglas en inglés), que pueden transformarse en casi cualquier tipo celular.

Cabe resaltar que los científicos pudieron desencadenar una enfermedad hepática llamada esteatohepatitis en estos organoides; lo anterior pudo ser confirmado gracias la acumulación de grasas y al aumento de la expresión de proteínas inflamatorias. Asimismo, tales organoides enfermos mostraron mayores niveles de indicadores de fibrosis (cicatrización de tejidos).

Usando microscopía de fuerza atómica, también medimos la rigidez de los organoides, característica que refleja la gravedad de la fibrosis hepática“, comentó el autor Shodai Togo. “La capacidad de desencadenar los síntomas de la enfermedad en este modelo de simulación de órganos mejorará nuestra comprensión sobre el desarrollo de la enfermedad y sus causas subyacentes, y permitirá pruebas farmacológicas seguras“.

Otro gran logro emocionante de este equipo de investigadores fue establecer organoides hepáticos enfermos utilizando PSC de pacientes con enfermedad de Wolman.

Estos pacientes tienen deficiencia de en una enzima involucrada en la descomposición del material graso, lo que resulta en la acumulación de grasa en varios órganos, incluido el hígado“, dijo el coautor Rie Ouchi. “Posteriormente investigamos formas de tratar estos organoides enfermos y logramos aliviar los síntomas de la enfermedad utilizando dos métodos distintos“.

Como el tratamiento actual para la enfermedad de Wolman es demasiado caro, se espera que este nuevo modelo de investigación facilite el descubrimiento de tratamientos nuevos y más asequibles. Este éxito experimental también destaca que otras enfermedades podrían modelarse aprovechando este enfoque.

Como indicó Takanori Takebe, autor principal del estudio: “Esta estrategia novedosa y reproducible en una placa de laboratorio allana el camino para investigar con precisión los mecanismos de enfermedad específicos del paciente, y para descubrir tratamientos efectivos utilizando organoides hepáticos humanos enfermos“.

 

Vía: Science Daily