Especialistas del Centro de Investigación en Alimentos y Desarrollo (CIAD), dependiente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), informaron que actualmente trabajan con científicos de Argentina para buscar soluciones contra los problemas de salud ocasionados por la picadura de la araña reclusa parda (también conocida como araña violinista).

Los expertos mexicanos advirtieron que la mordedura de este arácnido es un problema de salud pública, ya que la toxicidad de su veneno puede generar gangrena o insuficiencia renal en la población físicamente vulnerable, que incluye a las personas de la tercera edad y a los bebés.

En concreto, la mordedura no genera dolor ni molestias hasta horas o días después de que el artrópodo realizó su ataque. Por tal razón, identificar la picadura a tiempo es un punto crucial, señaló el CIAD en un comunicado.

Ante ello, los investigadores se encuentran trabajando en la producción de un nuevo sistema de detección, intercambiando y reforzando su experiencia en biotecnología de proteínas recombinantes y en aracnología. El proyecto aportará avances importantes con beneficios y aplicaciones para la salud pública.

Aldana Laino, del Instituto de Estudios Bioquímicos de la Universidad Nacional de La Plata (INIBIOLP), en Argentina, hizo una estancia de investigación en el CIAD durante un mes, donde pudo colaborar con el grupo científico de Rogerio Sotelo Mundo, María Auxiliadora Islas Osuna y Karina García Orozco.

Bajo esta colaboración mexicano-argentina, que comenzó hace cinco años, también se ha generado información valiosa sobre la tarántula argentina Polybetes argentinus.

La científica aprendió en el CIAD sobre las herramientas moleculares que ayudan a producir proteínas recombinantes y sus aplicaciones.

«Anticipamos una exitosa colaboración y positiva sinergia benéfica para ambas instituciones en esta colaboración«, finalizaron los investigadores.

 

Vía: Notimex