Investigadores del Departamento de Infectomía y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), actualmente trabajan en la creación de una forma mutada Entamoeba histolytica, el parásito responsable de la amibiasis, a fin de obtener una vacuna para su uso en humanos y animales que permita combatir la afección. Dicho mutante es incapaz de adherirse al intestino.

De acuerdo con el CINVESTAV, a finales de 2017, la Secretaría de Salud registró 220,361 casos de amibiasis; y se calcula que entre el 8 y el 10 por ciento de la población mexicana ha tenido contacto con el citado parásito.

Pese a que existen medicamentos para tratar la amibiasis, estos suelen generar efectos adversos. Ante ello, los expertos del IPN se dieron a  la tarea de obtener una alternativa para este enfoque de tratamiento, por lo que están trabajando en la generación de amibas incapaces de adherirse al intestino, ya que de esa forma no pueden dañarlo.

Esther Orozco, directora de la investigación, informó que identificaron un complejo que consta de dos proteínas: una adhesina (EhADH), que sirve a la amiba para adherirse a la célula objetivo; y una proteasa (EhCP112) que es similar a la papaína (utilizada como ablandador de carne), cuya función es suavizar los tejidos y separar una célula de otra.

Hemos propuesto este complejo como un candidato en el diseño de una vacuna”, destacó Orozco.

Generamos amibas incapaces de fagocitar y adherirse a la célula blanco, con un planteamiento simple: si el parásito no se adhiere al intestino no puede dañarlo, porque sale con el flujo intestinal y con los movimientos peristálticos, entonces el trofozoíto que produce el daño se muere inmediatamente al no poder convertirse en quiste para resistir“, agregó.

Este complejo EhCP112-EhADH ya fue probado en animales experimentales como candidatos a la vacuna, demostrando ser eficiente en ofrecer protección contra la amibiasis hasta en un 85 por ciento, aseguró Orozco. Asimismo, dijo que las proteínas y los genes inoculados en los animales levantan una respuesta inmune que protege contra la amibiasis hepática.

Los investigadores subrayaron que, al día de hoy, México carece de las condiciones adecuadas para llevar este conocimiento a la vacuna comercial, pues se deben concretar más pruebas para verificar si las proteínas y los genes inyectados en los animales también son inofensivos para los humanos, finalizó la científica.

 

Vía: Conexión CINVESTAV