Investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, fueron capaces de sintetizar surfactante pulmonar, un fármaco que se usa en el cuidado de los bebés prematuros, imitando la producción de seda de araña. Los estudios en animales revelan que es tan efectivo como los fármacos biológicos actualmente utilizados en la clínica. El trabajo se publicó en la revista Nature Communications.

El surfactante revolucionó el cuidado de los bebés pretérmino al reducir la tensión superficial en sus alvéolos pulmonares, permitiendo que se inflaran al momento de nacer. Curosurf, el fármaco más difundido a nivel mundial, fue desarrollado por científicos del Instituto Karolinska en los años setenta y ochenta. El fármaco se produce aislando proteínas de los pulmones de cerdo, un proceso que es costoso, complicado y potencialmente riesgoso. Ahora, los investigadores de Karolinska, junto con sus colegas de la Universidad de Riga y otras instituciones, han creado un fármaco tensioactivo que puede producirse de forma mucho más simple y barata utilizando proteínas de araña.

El proceso de fabricación se basa en el método que utilizan las arañas para que sus proteínas extremada y fácilmente agregadas se mantengan solubles para el hilado de la seda“, detalló el profesor Jan Johansson del Departamento de Neurobiología, Ciencias del Cuidado y Sociedad del Instituto Karolinska. “Elegimos producir la proteína C del surfactante pulmonar porque es probablemente la proteína más agregada al mundo“.

Mediante la aplicación de este método, los investigadores podrían producir una gama de posibles fármacos biológicos utilizando la parte de la proteína araña que garantiza que las proteínas permanezcan solubles, llamada dominio N-terminal.

Hicimos que las bacterias produjeran esta parte de la proteína y luego la vincularan a diferentes candidatos a fármacos proteínicos“, indicó la doctora Anna Rising, también del Departamento de Neurobiología, Ciencias del Cuidado y Sociedad de Karolinska, quien co-lideró el estudio con el profesor Johansson.

Los científicos también compararon su surfactante pulmonar sintético con el análogo biológico actualmente en el mercado, encontrando que era igualmente eficaz para reducir la tensión superficial en un modelo animal de trastornos respiratorios neonatales.

Dado que este método de producción es mucho más simple y más barato, un día sería posible utilizar nuestro surfactante sintético para tratar más enfermedades pulmonares que bebés prematuros“, añadió el profesor Johansson. “El método también permitiría la producción de otros fármacos biológicos“.

 

Vía: Karolinska Institutet