Investigadores de la Universidad de Bath, en Inglaterra, y de la Universidad de Sevilla, en España, llevaron a cabo una serie de experimentos con los cuales, por primera vez, han podido caracterizar la actividad eléctrica normal en células de cáncer de próstata PC-3 en tiempo real, con un resultado de baja frecuencia. Los expertos obtuvieron un patrón eléctrico entre 0.1 y 10 Hertz (Hz).

«Hemos observado que esta actividad eléctrica evoluciona desde un comportamiento asíncrono y esporádico a un comportamiento síncrono y casi periódico. Una vez conocido el patrón eléctrico normal de este tipo de células, empleamos un inhibidor de los canales iónicos de calcio, en concreto tricloruro de gadolinio (III), ya que estos canales están directamente relacionados con la actividad eléctrica de las células del cáncer de próstata (PC-3)«, explicó Miguel Cabello, ingeniero de telecomunicaciones en la Universidad de Sevilla.

Para cultivar las células PC-3, los expertos utilizaron chips de silicona con electrodos de oro. Cada uno de estos chips estaba conectado a un equipo que permitía a las células cultivadas recibir señales eléctricas, lo que hizo posible analizar el comportamiento eléctrico de grandes poblaciones de células cultivadas en estos chips, a fin de obtener su actividad extracelular y hallar un patrón de comportamiento para un monitoreo de alta precisión en tiempo real.

«Una posible aplicación de estos estudios consistiría en realizar experimentos de liberación de medicamentos en el cultivo, midiendo las variaciones en la actividad eléctrica de las células después del uso de dichos medicamentos«, apuntó Cabello.

Hoy en día, los tratamientos para este tipo de enfermedad dependen de la etapa en la que se encuentre el cáncer. Por lo tanto, los tratamientos pueden ser locales, a través de cirugía o radioterapia, así como ensayos clínicos para las etapas iniciales; mientras que para las etapas más avanzadas, podría ser necesario, como se estableció en los métodos antes citados, emplear una cirugía más compleja para extirpar los ganglios afectados.

«Nuestra línea de investigación con las células del cáncer de próstata está más orientada a su uso, no en pacientes, sino en cultivos celulares de células cancerígenas, como las PC-3, para estudiar y encontrar una relación entre los patrones eléctricos y la proliferación de las células cancerosas; y también para encontrar una relación entre las variaciones en los niveles de PH del cultivo durante el experimento, su actividad eléctrica y la proliferación de las mismas. Es decir, nuestros estudios están orientados a las primeras fases de investigación, antes de ser apropiados para su uso en pacientes«, aclaró Cabello.

La siguiente etapa en esta investigación será concretar un estudio biológico sobre la proliferación celular a la luz de los medicamentos utilizados, para ver si es posible encontrar una relación entre la actividad eléctrica en las células PC-3 y una menor proliferación de estas. Todo lo anterior se realiza en tiempo real, gracias a la monitorización continua de la actividad eléctrica del cultivo.

 

Vía: Universidad de Sevilla