Científicos asociados de la Universidad de Witwatersrand, en Johannesburgo (Sudáfrica), forman parte de un equipo internacional que hoy publicó un estudio en donde sugieren que están un paso más cerca de la cura para el VIH.

Los investigadores no encontraron ningún rebote del VIH en dos pacientes que dejaron de tomar su medicamento contra el virus después de recibir trasplantes de células madre para una enfermedad hematológica [de la sangre]. Ambos pacientes se sometieron a este tipo de trasplante como parte de su tratamiento contra el cáncer.

Las células donantes trasplantadas tenían un defecto genético [mutación CCR5 delta 32] que resultó en la ausencia de uno de los «guardianes de entrada» críticos que el VIH generalmente necesita para infectar las células.

Hasta ahora, solo una persona en el mundo, Timothy Ray Brown, conocido en 2008 como el «paciente de Berlín», se había curado del VIH. Aunque Brown tenía rastros del virus, este último nunca se recuperó y ahora está celebrando 12 años de haberse curado del VIH.

Las células trasplantadas de un donante CCR5 delta 32 probablemente protegieron el sistema inmunitario de Brown. También recibió quimioterapia agresiva, irradiación corporal total y dos trasplantes de células madre. Durante más de una década, el campo del VIH se ha visto desconcertado respecto a cuál de estos factores era esencial para su cura.

Ahora, una investigación innovadora sobre el «paciente de Londres» y el «paciente de Düsseldorf» fue presentada en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas, que actualmente tiene lugar del 4 al 7 de marzo en Washington (Estados Unidos). El trabajo se publicó en la revista Nature.

El profesor Ravi Gupta, del University College de Londres y la Universidad de Cambridge, ambas en Reino Unido, presentó una posible cura para el VIH después del trasplante de células madre en su «paciente de Londres», mientras que el doctor Björn Jensen, de la Universidad de Düsseldorf (Alemania), encontró que su «paciente de Düsseldorf» también estaba potencialmente curado.

El paciente de Londres no ha experimentado un rebote de VIH durante 18 meses desde que dejó de tomar su medicamento antiviral. Esta es la remisión más larga del VIH en adultos después de un trasplante de células madre desde el paciente de Berlín.

El paciente de Düsseldorf suspendió su medicación contra el VIH por un período más corto de solo tres meses y medio, pero también permanece libre de VIH. Utilizando las técnicas más sensibles disponibles hasta la fecha, solo se detectaron rastros de ADN del virus.

Ambos pacientes muestran que después de un solo trasplante y con incluso una quimioterapia leve contra el cáncer y sin radiación, se puede lograr la remisión.

Tanto el paciente de Londres como el de Düsseldorf se registraron en el programa IciStem, que es una colaboración internacional para guiar e investigar el potencial de curación del VIH mediante el trasplante de células madre.

«Aunque los donantes delta 32 se encuentran principalmente en personas caucásicas, el caso de remisión a largo plazo del paciente de Londres ofrece información importante sobre los posibles mecanismos de curación y debería impulsar el desarrollo de estrategias que puedan aplicarse de manera más amplia«, señaló la investigadora Annemarie Wensing, profesora titular honoraria en el Instituto de Salud Reproductiva y VIH de la Universidad de Witwatersrand (Wits RHI) y colaboradora del estudio.

IciStem tiene el programa más grande para investigar la cura del VIH después de un trasplante de células madre. Se han identificado más de 22,000 donantes con el raro defecto del gen CCR5 delta 32 y hoy en día existen 39 pacientes registrados en el IciStem que han recibido trasplantes.

«Para ser claros, esta todavía no es una opción para las personas con VIH, incluso en países muy desarrollados, pero es un gran paso adelante. Esto es increíblemente emocionante, ya que nos ayuda a comprender mejor la compleja inmunología del VIH y debería ayudarnos a estar más cerca de una cura«, indicó el profesor Francois Venter, Director Ejecutivo Adjunto del Wits RHI.

«El paciente de Londres es el segundo hombre VIH positivo considerado en remisión prolongada después de un trasplante de médula ósea de un donante CCR5 negativo. Esto representa un momento crítico en nuestra búsqueda de una cura para el VIH. Reafirma nuestra creencia de que algún día será posible curar la infección por VIH con una estrategia segura, rentable y de fácil acceso«, agregó Maria Papathanasopolous, colaboradora del estudio y directora de la Unidad de Investigación sobre Patógenesis del VIH en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Witwatersrand.

 

Vía: University of the Witwatersrand, Johannesburg