De acuerdo con investigadores del Instituto Rothman, en La Jolla, California, para clasificar una lesión en el área condral de la rodilla, la artroscopia es más precisa que la resonancia magnética. Los hallazgos se presentaron esta semana durante la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Ortopedia de Medicina Deportiva.

Las lesiones condrales de la rodilla son una fuente común de dolor en los atletas, pero uno de los principales métodos de diagnóstico y estadificación de estas lesiones, la resonancia magnética nucglear (RMN), tiene una especificidad del 73 por ciento y una sensibilidad del 42 por ciento. El uso de la artroscopia para determinar el grado de la lesión es una forma más precisa de evaluar la rodilla antes de la cirugía.

Los médicos revisaron a 98 pacientes con implante autólogo de condrocitos, trasplante de aloinjerto osteocondral y trasplante de aloinjerto de menisco.

«Sobre la base de nuestra revisión, se realizó un cambio en el plan de tratamiento en el 47 por ciento de los casos en donde se usó la artroscopia de estadificación para evaluar las superficies del cartílago articular«, indicó el doctor Hytham S. Salem, investigador principal del Instituto Rothman.

La artroscopia se realiza después de una preparación cutánea estéril estándar e implica la inyección de anestesia local por vía subcutánea en los sitios del portal y dentro de la articulación de la rodilla. A menudo se realiza en el cargo mientras los pacientes están despiertos y en estado de alerta.

«Los resultados de nuestro estudio indican que la artroscopia de estadificación es un paso importante para determinar el plan de tratamiento más apropiado para los defectos condrales antes de la OCA, la ACI y la MAT«, apuntó Salem. «Abordar la patología de toda la rodilla puede ser importante para el éxito de la cirugía de restauración del cartílago, y los planes de tratamiento pueden cambiar según la extensión y la ubicación del daño del cartílago«.

 

Vía: Science Daily