Facundo Noya, un investigador argentino, desarrolló una plantilla inteligente para calzado que monitorea las pisadas de las personas con diabetes, a fin de evitar que sufran lesiones capaces de provocarles una amputación. Gracias a este invento, Noya se convirtió en uno de los ganadores de Innovators Under 35 Latin America 2018 de MIT Technology Review en español.

Un día, un paciente entró al hospital caminando, y dos semanas después salió con una pierna amputada debajo de la rodilla. Perdió esa extremidad porque tenía diabetes, pero no se había dado cuenta de que tenía una lesión en el pie, comentó Noya, quien fue uno de los testigos de esta dramática situación. Lo anterior lo motivó a diseñar algo que pudiera reemplazar la pérdida de sensibilidad en las extremidades, que es común en las personas con diabetes.

Años más tarde, su idea se vio materializada en Ebers, una plantilla inteligente que controla cada pisada para evitar que el usuario sufra una amputación.

La diabetes conduce a la destrucción de los nervios sensibles. Debido a esta falta de sensibilidad, las heridas pasan desapercibidas en los pacientes con la enfermedad, particularmente si no se realizan exámenes regulares. E incluso entonces, algunas veces aparecen de forma subcutánea, quedando invisibles hasta que es demasiado tarde.

La plantilla inteligente Ebers ofrece sensores de presión en toda la suela, con concentraciones más altas en las áreas de la misma que ejercen más fuerza al caminar. De esta manera, en cada paso, la plantilla recopila los datos de presión de estos puntos y los compara con el patrón normal del usuario. Esta comparación permite detectar cualquier desviación causada por la presencia involuntaria de un objeto extraño (una piedra pequeña, por ejemplo) antes de que cause una herida o la aparición incipiente de una úlcera.

«Además de la presión, la plantilla mide la temperatura y la humedad relativa, lo que sirve para detectar una inflamación en fase temprana», explicó Noya, quien agregó que el objetivo es medir cualquier elemento que pueda indicar la posible aparición de una úlcera para notificárselo al usuario. Cuando esto sucede, el usuario recibe una alerta en su teléfono a través de una aplicación que recopila todos los datos generados por la plantilla.

«El tratamiento habitual para un pie diabético implica la adquisición de una plantilla que cuesta unos €200«, indicó el joven investigador argentino. Por menos de ese precio, los usuarios pueden comprar la versión de plantilla inteligente de Noya, además de una suscripción anual a la aplicación. La efectividad del dispositivo ya está siendo probada en hospitales de Argentina y España, y Noya estima que dentro de un año estará disponible en el mercado.

Atilio Deana, director de la Unidad de Valorización de la Investigación y Transferencia de Tecnología de la Universidad de la República de Uruguay y miembro del jurado de Innovators Under 35 Latin America 2018, dijo que el proyecto de Noya «es excelente». «La tecnología está bien planteada desde su origen y el impacto social y económico que puede tener será alto«, subrayó.

 

Vía: Agencia ID